DETRÁS DEL HORIZONTE / Guerra de titanes

Darío Yrizarry.

[email protected]

Mi intuición extrasensorial me indica que para las elecciones del 2020 tendremos una contienda muy reñida en nuestra demarcación. Estamos viendo aprestos tempranos y muy seguidos de dirigentes políticos conocidos y no conocidos. Por un lado Andrecito Van der horst ha venido a la provincia con un proyecto político de aspiraciones regionales como lo es la senaduría. El empresario ha comenzado faltando aun dos años y medio para la fecha de elecciones generales, tiempo que podría este cargarlo como saldo a su favor siempre que su resistencia sea lo suficiente como para lograr llevar su antorcha encendida hasta la meta. Por otro lado está el amigo exdirector distrital Radhamés Carpio, quien hace unas semanas ha estado haciendo contacto con la municipalidad agrupando su equipo. Y qué bueno que esto ocurra
El equipo de don Amable Aristy sigue haciendo reuniones en la zona, con miras a fortalecer sus lazos políticos. Los que adversan al actual senador de la Republica apuestan a su descenso con miras al 2020, pese a que el “veterano político” fue quien dio inicio a la campaña (muy a destiempo) haciendo reuniones y contactos con los dirigentes que él y su equipo entienden pueden sumarle. Y al parecer este veterano político y “negociador por excelencia” cuando se trata de favorecer sus intereses muestra un perfil de fino peleador.
En tal sentido, quien ayer fue su aliado (y me refiero a Manolito) hoy se perfila como su adversario, visto el comunicado emanado del Ayuntamiento del Municipio de Higüey que fue publicado en un periódico de circulación nacional como en las redes, dirigido a cinco ministerios que trata sobre las competencias legales de los municipios, y que muchos involucran al señor Frank Rainieri actuando en complicidad de los Aristy, rumor que no le doy crédito, aunque sabemos que subestimar a tu adversario no es una opción.
En el plano nacional, tenemos al Dr. Leonel Fernández tirado a la calle desde hace más de un año (su lanzamiento se hizo con el programa “Republica Dominicana-44) buscando el reconocimiento de muchos y apostando al olvido de los dominicanos que fuimos testigos de hecho de su mala gestión como protagonista de la más vil y miserable entrega de la cosa pública al sector privado.
Pero este ciudadano expresidente de la República adolece de credibilidad tanto de un sector importante a lo interno de su partido que están decididos a cerrarle el paso, y otro no menos importante como son los grupos empresariales que indudablemente usan sus poderes para manipular la toma de decisiones de una candidatura o a favor o en contra, por lo que las posibilidades se estrechan. En esta “arena”, se escenificará una batalla de titanes.