Fuera del Aire / ¿El principio del fin?

Fernando Placeres.

FERNANDO PLACERES /[email protected]

Si hay algo en lo que están de acuerdo los cientistas sociales lo es en la convicción de que los procesos que viven los pueblos responden a una dinámica o “dialéctica” que les obliga a superarse a sí mismos.
Dicho en otras palabras, cada estado social trae, en su seno, una lucha de contrarios que genera mejoras en los diferentes ámbitos.
Cuando diversos sectores de la sociedad dominicana, comienzan a manifestarse mostrando indignación ante la evidente impunidad que ha campeado en la historia reciente del país, no es otra cosa la que opera que esa dinámica que va generando los cambios.
Luego del ajusticiamiento del tirano, en los inicios de la década de los sesentas, en el ámbito de la transparencia la República ha vivido una decepción tras otra.
Los primeros gobiernos del Partido Reformista mostraron ciertos avances, en cuanto a la construcción de obras de infraestructura y estabilización, luego de la guerra civil.
Sin embargo al igual que los períodos del PRD, y ahora del Partido de la Liberación Dominicana, “los doce años” de Balaguer defraudaron en cuanto a la honradez en el manejo de los recursos del Estado.
Es por eso que al final de la segunda década del siglo XXI la sociedad dominicana luce hastiada.
Los movimientos y marejadas populares que han tomado el país por las cuatro esquinas demandando el fin de la impunidad son una muestra de que se acercan cambios.
Si las élites políticas no se dan cuenta del tsunami que les espera y no se deciden por impulsar los cambios que imponen tantos años de hastío… entonces podrían ser barridas.
Sólo basta leer los periódicos nacionales y detenerse unos minutos a mirar los nombres sonoros que esta semana se encuentran en problemas para saber que algo ha cambiado en el país.
Ojalá la clase política esté a tiempo. ¡Así sea!