Fuera del Aire / La crítica injusta redime

Fernando Placeres.

FERNANDO PLACERES / [email protected]

Recientemente leía en las redes, críticas feroces hacía el servicio que ofrece el equipo de Seguridad Vial del Ministerio de Obras Pública.
El “comunicador” que hacía los comentarios recibió una andanada de desmentidos y casi a unanimidad los opinantes defendieron el servicio de vigilancia y soporte que se ofrece actualmente en la Autovía del Coral y en otras carreteras del país.
Hace ya algún tiempo escribí sobre este tema y la verdad no había vuelto a tener ninguna experiencia directa sobre este servicio, hasta este viernes recién pasado.
El vehículo que conducía se averió unos 20 kilómetros antes de la entrada a La Romana.
Al desmontarnos mi acompañante y yo para verificar la falla, nos encontramos casi de inmediato, con una unidad de la seguridad vial que llegaba con dos oficiales a bordo.
Con amabilidad los dos jóvenes militares se apresuraron a prestarnos asistencia para levantar el vehículo y verificar el sistema de rodamiento.
Uno de los oficiales al contactar que la avería era significativa procedió a llamar un mecánico desde su celular y nos facilitó la prensa del día para que pudiéramos entretenernos en lo que llagaba ayuda.
Con curiosidad traté de indagar si los oficiales se habían dado cuenta de que tanto mi acompañante como yo laboramos en uno de los medios de comunicación más conocido de la provincia.
Mi sorpresa fue grande al contactar que no nos conocían y sin embargo ofrecían un servicio memorable, llamando incluso una grúa, cuando se hizo necesario.
Esta experiencia podría explicar quizás el por qué tantas personas defienden la calidad del servicio de seguridad que se ofrece en la Autovía del Coral.
Todavía tengo curiosidad en conocer las razones que llevaron al mencionado periodista a intentar desacreditar una labor tan aplaudida por todos.
Supongo que razones de preferencias políticas pudieron haber influido, no obstante lo que considero importante es que en un país como el nuestro, encontremos servicios estatales de tan alta calidad.
Eso demuestra que los dominicanos, ¡si podemos!