Cuidado de niños en un patio del sector Nuevo Amanecer donde se atienden diez niños.

El Conani se hace la vista gorda ante guarderías ilegales que funcional en Verón-Punta Cana

Cuidado de niños en un patio del sector Nuevo Amanecer donde se atienden diez niños.
Cuidado de niños en un patio del sector Nuevo Amanecer donde se atienden diez niños.

Verón. Las guarderías sin permisos legales siguen proliferándose en el distrito turístico Verón-Punta Cana, ante la mirada indiferente del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia (Conani), institución del Estado facultada para regular el cuidado de niños en esos centros, y quien debe dar el visto bueno para otorgar licencias para tan delicada labor.

Con el simple letrero de “Cuido de niños”, en esta localidad funcionan pequeños establecimientos sin ninguna condición para realizar este trabajo, que amerita de un personal capacitado y otras exigencias que sólo el Conani debe definirlas y aprobarlas. Además de la ilegalidad con que operan estos centros, la situación peligra aún más, puesto que en estos lugares sólo una o dos personas son las que atienden a los infantes que sus padres dejan cada mañana, para irse a trabajar.

Un pequeño cuarto de alquiler con un baño, habilitado con dos corrales y algunos juguetes, es lo que funge como lugar para cuidar a seis niños en el sector Nuevo Amanecer, en Verón. Este sector queda al frente de Las Dos Jaldas, donde hace algunas semanas este medio de comunicación constató otras dos guarderías que funcionan sin la perisología requerida.

En ese lugar, la persona a cargo tiene ella sola el cuidado de los niños, y cuando su hija regresa de la escuela entonces le ayuda con esa tarea. Allí cocina, a la vez que vigila a los seis niños bajo su responsabilidad. Estos menores están apenas entre las edades de siete meses y un año, por lo que aún no caminan; sólo gatean. Al cruzar la calle, en ese mismo sector de Nuevo Amanecer, se encuentra otra guardería improvisada, o como ellos le llaman, “Cuido de niños”.

En ese lugar, una peque- ña casa de madera con un patio delantero, bastante amplio en tierra, se cuidan diez niños. Una lona azul les sirve de techo a la enramada donde permanecen estos infantes hasta que sus padres acudan a buscarlos. Al menos tres coches o cargadores de niños se pueden apreciar en el patio, con niños en su interior.

Aparte de la encargada o dueña de este lugar, también trabaja con ella otra joven. Desde las 5:00 de la mañana, estas mujeres están recibiendo niños, que son traídos por sus padres antes de irse a sus respectivos trabajos, muchos de ellos en hoteles de esta localidad.

Una de las guarderías en el sector de Nuevo Amanecer, donnde se atienden niños.

La hora a la que estos menores son recogidos no siempre es fija, pues los padres pasan a recogerlos según el horario que les corresponda librar. En la comunidad de Las Dos Jaldas, aparte de las guarderías reportadas por este semanario hace algunas semanas, hay otras más. Una de ellas tiene actualmente cinco niños, y también les ofrecen el servicio de enseñanza escolar, para los que no asisten a centros educativos.

Quienes atienden estas guarderías están conscientes de que no tienen la permisología, pero aun así siguen operando, puesto que no han tenido ningún llamado de atención de la entidad estatal correspondiente. Este medio se comunicó con el departamento de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y Supervisoría del Conani, en búsqueda de informaciones que permitieran establecer cuáles son los mecanismos que emplean para controlar estas irregularidades, pero no recibió respuestas al respecto.

En varias ocasiones se le solicito este mismo dato a las oficinas locales del Conani, pero dijeron que como oficinas municipales no intervienen ni supervisan las guarderías. El Conani es el órgano administrativo del Sistema Nacional de Protección de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, se trata de una institución descentralizada del Estado Dominicano con personalidad jurídica y patrimonio propio.

La Ley 136-03 que creó el Conani, como el órgano administrativo del Sistema Nacional de Protección de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, define en su artículo 51 el Sistema Nacional de Protección como el conjunto de instituciones, organismos y entidades, tanto gubernamentales como no gubernamentales que formulan, coordinan, integran, supervisan, ejecutan y evalúan las polí- ticas públicas, programas y acciones en los niveles nacional, regional y municipal para la protección integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.

¿JUSTIFICACIÓN?

La dueña de una de estas guarderías sin permisos, que no quiso ser identificada, dijo que la principal razón por la que ella ofrece este tipo de servicio de cuidados de niños, es porque las personas que trabajan en esta zona turística no poseen las condiciones económicas para costear una guardería de las que están oficialmente regularizadas.

Indicó que hay padres que les llevan a sus hijos a las 5:00 de la mañana, debido a que deben entrar a sus empleos a tempranas horas, y otro tipo de guardería no los recibiría en ese horario. Verón-Punta Cana cuenta con una estancia infantil construida por el Gobierno. Este Centro de Atención Integral a la Primera Infancia (Caipi) está ubicado en el sector La Cristinita, pero es el único en todo el distrito.

Esta entidad forma parte del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (Inaipi), que es a su vez un órgano desconcentrado funcional y territorialmente, adscrito al Ministerio de Educación. Sin embargo, el órgano rector de las políticas de primera infancia en República Dominicana.

Un Caipi es un centro especializado para la prestación directa de servicios integrales a niños y niñas, desde los 45 días de nacidos hasta los 4 años y 11 meses de edad. Estos centros son gestionados por el Inaipi y están ubicados en territorios vulnerables, conforme a criterios sociales, políticos y económicos.

A través de los Caipi también se brinda asistencia a las familias para mejorar sus competencias en el cuidado integral de los niños y niñas a su cargo, ofreciéndoles atención y cuidado, salud, nutrición, educación inicial y oportuna, entre otros servicios esenciales. En esta zona se había hablado de construir otros dos Caipi, uno ubicado en Bávaro y otro en el sector Los Manantiales, también en Verón.

Estas construcciones no se han realizado y por el momento tampoco se ha dado fecha para iniciarse. No todos los niños califican para entrar en estos Caipi. Según el portal desde el Inaipi se seleccionan familias vulnerables que habitan en territorios priorizados y que pueden atender y hacerse responsables del desarrollo permanente de sus niños y niñas menores de 5 años, quienes ameritan atención integral.

Las familias deben pasar por procesos de selección para poder entrar en este programa, lo que implica que estas estancias no funcionan como guarderías para todas las personas que los requieren, sino sólo para quienes califican.