Dirigentes comunitarios.

Comunitarios reclaman mejores servicios en el hospital de Las Lagunas de Nisibón

Romayra Morla / [email protected]

LAS LAGUNAS DE NISIBÓN. Un grupo de residentes en esta localidad realizó una protesta pacífica frente al hospital público de Las Lagunas de Nisibón, para exigir que se ofrezcan mejores servicios, los cuales dicen cada día son menos y de peor calidad.

Los reclamos fueron encabezados por representantes de las juntas de vecinos, quienes acusan al director del centro doctor Máximo Rolfot y la administradora, Liliam Carpio, de no exigirle a Salud Pública lo que necesita el hospital.

El presidente de la junta de vecinos de Las Guamas, Ernesto Yunes, dijo que “este centro debería ser clausurado, porque en el mismo no se le da el trato que merece la población. La comunidad de Nisibón no se merece tener un hospital que no funciona; el hospital está destruido, y el laboratorio de análisis también, a pesar de que el director y la administradora dicen que todo está bien”.

Asimismo, Lucas Peña se quejó de la falta de equipos y atenciones, y recordó que el presidente Danilo Medina ordenó la reparación del hospital y se dispusieron 50 millones de pesos, pero la comunidad se opuso, porque necesitan un centro nuevo.

“Tenemos un solar donado por la familia Pión y la Junta Distrital, pero no se ha comenzado a construir el hospital”, explicó. Según el comunitario Julio Jiménez, no hay medicamentos en el centro, hemograma, rayos x ni sonografía. Cuando un paciente se enferma, hay que buscar 100 mil pesos y pagar una ambulancia para llevarlo a Higüey.

Los dirigentes comunitarios denunciaron que la planta del hospital se dañó y que el centro pasó varios días sin luz. De su lado, el director del hospital desde hace ocho años, doctor Máximo Rolfot, defiende los servicios médicos que ofrecen y dice que por la calidad del mismo reciben pacientes desde Miches e Higüey.

Sin embargo, admitió que no tiene máquina de hemogramas, porque está dañada desde hace cuatro años y la reparación costaría alrededor de 400 mil pesos y tampoco rayos x. Este último servicio nunca ha estado en el tiempo que lleva dirigiendo el hospital. El doctor Rolfot manifestó que los apagones son uno de sus principales problemas, pero que en la actualidad consiguieron una planta prestada por tiempo indefinido, porque a la del centro se le explotó la bomba de agua.

Sostuvo que en la actualidad tienen aproximadamente 55 empleados, entre personal médico y administrativo; cuatro médicos generales, dos anestesiólogos, un cirujano, tres ginecobstetra, un pediatra y un médico familiar.

Señaló que la ambulancia que tenían está dañada, pero aseguró que todos los hospitales reciben ambulancias del Centro Regional de Ambulancia en Higüey. Se mostró también partidario de que se construya un nuevo hospital, porque donde funciona ahora se inunda cuando llueve, empeorándose así los servicios médicos.