Centro Pediátrico Oscar de la Renta suple una demanda social que aumenta cada vez más

Verón. Con solo traspasar la puerta principal, empiezan a verse peque- ñines caminando por los pasillos del Centro de Atención Pediátrica Oscar de la Renta. Desde tempranas horas, sus madres llegan hasta este lugar en busca de atención médica para sus hijos.

Diariamente, ese centro recibe de 100 a 120 pacientes, algunos para el área de vacunas y los otros para consulta. Dentro de ese número están los que van por emergencias y laboratorios. Semanalmente alcanzan los 600 pacientes, y al mes hasta 2,200. Faltando apenas tres minutos para las 9:00 de la mañana, ya la sala de espera está repleta de pequeños pacientes con sus madres.

No queda ninguna silla vacía, pese a que este lugar tiene alrededor de 30 asientos para quienes aguardan a ser consultados. Lo más común en esta sala son las madres con sus hijos en brazos.

Hay muy pocos padres; apenas uno se alcanzaba a ver aquella mañana del pasado jueves. Aunque la mayoría de los pacientes que se consultan en este pediátrico son de origen haitiano, a diferencia de otros centros de salud de esta zona, es más notoria la presencia de dominicanos.

Apenas va trascurriendo la mañana y ya van por el número 19 de una de las consultas. Pero según avanza la hora, los niños se van inquietando y algunos hasta empiezan a llorar. Los turnos para las vacunas también van pasando, por lo que la enfermera sale y llama al número 10.

Los médicos pasantes van por uno de los pasillos, a espera de iniciar sus labores. De frente a la sala de espera, un gran televisor muestra los videos preparados por estudiantes de la Universidad de Florida, donde enseñan cómo darle las correctas atenciones a los niños. Las enfermeras salen cada vez que se va a pasar un nuevo número para la consulta. A las 9:10 de la mañana van por el número 13 de vacunas colocadas.

Y la consulta continúa avanzando. Para acceder a un turno en este centro pediátrico, las madres de los pequeños pacientes deben llegar temprano al centro y solicitar un ticket a la entrada, justo en la ventanilla de atención. Una vez con su ticket, pueden entrar y sentarse en el área de espera para aguardar su turno.

Como en muchos centros de salud, los visitadores a médico se pasean por el Pediátrico. Cerca de las 10:00 de la mañana, ya los niños están demasiado inquietos y los gritos no se hacen esperar.

Cada mañana trascurre de la misma forma en este centro de salud. Y es que todos los días asiste una gran cantidad de pequeños pacientes a este lugar.

 FUNCIONAMIENTO

La directora del Centro de Atención Pediátrica Oscar de la Renta es la doctora Lady Amézquita, una médica pediatra, como la mayoría de los doctores que trabajan en este lugar. El horario en que laboran en el Pediátrico es de lunes a viernes, de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

En ocasiones deben quedarse hasta las 5:00 de la tarde, por el gran flujo de pacientes que recibe. Los tickets para las consultas y vacunas empiezan a entregarse a las 8:00 de la mañana. Las poblaciones que atienden son provenientes de los principales barrios de Verón: Villa Esperanza, La Cristinita, Kosovo, Villa la Fe, Samaritano I y II, entre otros sectores.

Los pacientes también son de varias nacionalidades, siendo los nacionales haitianos los de mayor asistencia, seguidos por los venezolanos, colombianos y mexicanos. El Centro Pediátrico cuenta con siete pediatras y una médica familiar. La estructura les permite tener tres consultorios.

Las infecciones respiratorias son las principales causas de consulta en el Pediátrico.
Las infecciones respiratorias son las principales causas de consulta en el Pediátrico.

Por cada consultorio hay dos áreas de examen, por lo que en general serían seis puestos de atención. Las vacunas que se ofrecen en este centro son las del Programa Ampliado de Inmunización, que van desde la difteria, coqueluche, tétanos, poliomielitis, tuberculosis y hasta sarampión.

El área de emergencias, que no había sido habilitada, ya lo está, aunque sólo funciona hasta las 4:00 de la tarde. La ambulancia que había sido prometida por la ministra de Salud Pública aún no ha sido enviada.

Las infecciones respiratorias son las principales causas de consulta, y las de la piel también representan un gran porcentaje de las razones por las que los pequeños pacientes son llevados al pediátrico.

Otros motivos de consultas, según dijo Amézquita, son las enfermedades diarreicas agudas (parasitosis intestinal), y piñas u hongos en la cabeza. Dentro de las principales necesidades que este centro tiene está la cantidad de medicamentos que reciben, que no se corresponde con el número de pacientes que atienden.

Es decir, necesitan un mayor abastecimiento. Igual les hacen falta más medicamentos para tratar los distintos tipos de consultas, puesto que las cantidades recibidas son menores a los pacientes que acuden cada día. También demandan más suministro para el área de emergencias.

OBRA BENÉFICA

Este pediátrico fue construido por la Fundación Grupo Puntacana y en honor a uno de sus socios, Oscar de la Renta. Los pacientes que pueden ser atendidos allí van desde neonatos hasta 15 años de edad.

La directora del Centro de Atención Pediátrica Oscar
de la Renta es la doctora Lady Amézquita.

Cuentan con una farmacia donde les ofrecen de forma gratuita los medicamentos a los pacientes. El Edward Via College of Osteopathic Medicine (Vcom), es uno de los aliados para la creación de este centro.

Funciona de forma conjunta entre la Fundación Grupo Puntacana, el Ministerio de Salud Pública, el Servicio Nacional de Salud y Vcom. Es una entidad de carácter social que se construyó para el beneficio de las comunidades más empobrecidas de esta zona, con el que se busca brindar atención a miles de niños de esta localidad.

Desde su inauguración ha funcionado de forma ininterrumpida, alcanzando prontamente una gran cantidad de pacientes, a los cuales se les ha creado su propio record, donde se registran sus consultas.