CÁPSULA INMOBILIARIA / Mejoras permanentes y no permanentes

Liemier Laba G.

Liemier Laba G. / [email protected]

Conocer de estas mejoras es de suma importancia, porque para fines de registro se tomará en cuenta su carácter de efímero o de durabilidad.
Las mejoras permanentes son aquellas construcciones o plantíos que han sido realizados con materiales o cultivos que tienen una duración considerable, y por tanto se mantendrán en los terrenos por tiempo indefinido.
El Reglamento General de Registros de Titulo dejo bien claro, como hemos visto ya, que sólo las mejoras permanentes son objeto de registro, siempre que cumplan con las condiciones ya señaladas en las líneas anteriores. Así consta en el párrafo del artículo 26 de ese Reglamento.
Como ejemplo de mejoras permanentes podemos citar, por una parte, la construcción de una casa, de un almacén, de una fábrica y, por la otra parte, los plantíos o siembras y cultivos de plantaciones duraderas o de frutos mayores como el aguacate, los mangos, el níspero, la hierba de alimento para animales, etc.
Las mejoras no permanentes son aquellas que tienen una vida útil efímera. Están llamadas a desaparecer con rapidez. Tales como una enramada, un regadío sin estructura o una siembra de yuca, de batata, etc.
Por el carácter efímero que tienen las mejoras no permanentes que se hayan construido o fomentado en los terrenos, no se contemplan como objetos de registro.