CÁPSULA INMOBILIARIA / Mejoras de buena fe

Liemier Laba G.

Liemier Laba G. / [email protected]

Continuando con nuestra cápsula sobre los tipos de mejoras; esta vez hablamos de las Mejoras de buena fe. Se conoce como Mejoras de buena fe, a todas aquellas construcciones o cultivos que son realizados en terrenos no registrados por quien se cree dueño de esos terrenos o las fomenta a la vista y bajo la tolerancia de la persona que posteriormente resulta adjudicatario de los terrenos en cuestión.
Fíjense que hemos dicho con mucha claridad, que las Mejoras de buena fe sólo son fomentadas en terrenos que todavía no han sido objeto del proceso de saneamiento catastral debidamente concluido, o sea, que sobre esos terrenos no se ha expedido el Certificado de Titulo y, por consiguiente, no están registrados materialmente.
Es importante resaltar que, en terrenos registrados no existen ni Mejoras de buena fe ni de mala fe. Sólo se admiten mejoras autorizadas o no autorizadas por el dueño del terreno, sobre todo, para los fines del registro de esas mejoras.
El artículo 127, del Reglamento de los Tribunales de Tierras, dice de la siguiente manera: “Cuando se trate de inmuebles registrados, sólo podrán anotarse a nombre de terceros las mejoras permanentes que cuenten con el consentimiento expreso y por escrito del dueño del terreno, mediante acto autentico o legalizadas las firmas por ante notario público”.
Ya saben tengan cuidado al construir en terreno ajeno.