CÁPSULA INMOBILIARIA / Las formas de la sucesión

Liemier Laba G.

Liemier Laba G. / dinecariberealty@gmail.com

La sucesión puede presentarse de varias formas: puede ser transmitida por efecto de la ley e independientemente de todo acto voluntario que emane del difunto; en tal caso, la transmisión se hace sin testamento, por lo que se llama “Ab Intestat”.
La sucesión Ab Intestat, como ya dijimos, recibe el nombre de sucesión legal, o legitima, se llama así, porque es la que, el Legislador ha constituido como regla en nuestro derecho común. Para que ella surta sus efectos, la persona fallecida debe haberse privado del derecho de expresar su última voluntad respecto al destino de su patrimonio. Por eso, decimos que se opone a la testamentaria. Está regulada por las disposiciones de los artículos que van del 723 al 773 del Código Civil.
La otra forma de transmitir la sucesión es por efecto de un acto jurídico unilateral que provenga del difunto; este acto se llama testamento y da lugar a la sucesión testamentaria.
La sucesión testamentaria o testada es la contraria a la ab intestato. Es la que contiene la última voluntad, expresa de manera inequívoca, por medio de un testamento dejado por el causante. Esa voluntad debe constar por escrito.
Las reglas que rigen la sucesión testamentaria se encuentran en los artículos que van del 967 al 1147 del Código Civil.
Es importante señalar que en los últimos días las personas en el mundo entero, incluyendo la republica dominicana, están prefiriendo la forma testamentaria para orientar el destino que tendrá su patrimonio después de su muerte.
La sucesión testamentaria es una medicina preventiva muy útil para la salud, unidad y paz de los sucesores; evita muchos conflictos familiares.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews