CÁPSULA INMOBILIARIA / La sucesión

Liemier Laba G.

Liemier Laba G. / dinecariberealty@gmail.com

Llamamos sucesión a la figura jurídica que permite la trasmisión de derechos a favor de una o varias personas vivas del patrimonio dejado por otra que falleció.
La palabra sucesión es sinónima de herencia, heredad y legado. Por eso, a quien recibe o esta llamado legalmente a recoger la sucesión, se le denomina, indistintamente, sucesor, heredero o legatario. Y la persona fallecida que transmite la sucesión se le llama causante o de cujus, porque es el individuo de cuya sucesión se trata, o como lo decían los latinos: is de cujus successiones agitur. Asimismo, es del causante de donde se deriva la palabra causahabiente para designar al heredero.
Tal y como lo expresa el profesor Rafael Ciprián, en Derecho Dominicano, indica que la sucesión ocupa un sitial privilegiado. Es una institución jurídica de extraordinaria importancia familiar, social económica, política y hasta espiritual.
La importancia con respecto a la familia, está en que garantiza la estabilidad material de los parientes que han perdido irremisiblemente a quien los dirigía y sustentaba, o a uno de los suyos que era titular de un patrimonio considerable; en lo social porque la estabilidad de la célula más pequeña y trascendental de la comunidad, representa, en ciertas medidas, el bienestar para la sociedad; en lo económico, debido a que mantiene la continuidad y vigencia de los derechos y obligaciones pecuniarios, que, a su vez, representa la sangre que impulsa la vida social; y en lo político, se manifiesta en la manera con que garantiza la gobernabilidad y la continuidad de ciertas instituciones.
La base legal de la sucesión se encuentra en el Código Civil Domingo, artículos 711 en adelante.

Click en la portada para ver edición impresa Edición impresa, BávaroNews