CÁPSULA INMOBILIARIA / Constancias anotadas

Liemier Laba G.

Liemier Laba G. / [email protected]

Es el documento emitido por el Registro de Títulos que, sin contar con designación catastral propia ni con un plano individual de mensura debidamente aprobado, acredita la existencia de un derecho de propiedad sobre una porción de parcela.
Históricamente con la aplicación de la Ley 1542, de Registro de Tierras, del 7 de noviembre de 1947, se generó la emisión continua y desmedida de Constancias Anotadas para amparar derechos de propiedad nacidos de transferencias parciales de inmuebles. Con dichas emisiones se creó una situación de hecho en los Registros de Títulos dominicanos que dificultó el control de la situación registral de un inmueble. Ahí tenemos los casos de la famosa parcela 67B, que tiene más cartas constancias que tierra.
La Ley 108-05 de Registro Inmobiliario, en el artículo 129, establece la prohibición de expedición de Constancias Anotadas y/o Cartas Anotadas a partir de su entrada en vigencia, a excepción de aquellas emitidas sobre inmuebles sometidos al régimen de condominios.
De igual forma, la propia Ley 1542 de Registro de Tierras, preveía en su artículo 195, que cuando el número de ventas parciales excediese de tres, el Registrador de Títulos, podría retener en su oficina el Certificado Duplicado de Titulo, hasta tanto se haga la subdivisión, en pro de garantizar la correcta individualización del inmueble, constituyendo la expedición de Constancias Anotadas una situación provisional y de excepción.
En conformidad con lo que establece la Ley 108-05, en su artículo 129, la Suprema Corte de Justicia, el 22 de marzo del 2007, en Cámara de Consejo dicta el Reglamento para el Control de Reducción de Constancias Anotadas. Una Constancia Anotada no es un título definitivo.