Con capacidad para 700 consultas, la UNAP de Verón atiende cada mes hasta 3,500 pacientes

Verón. La jornada de trabajo en la Unidad de Atención Primaria de Verón (UNAP) inicia a las 8:00, pero a las 9:00 de la mañana ya la mayoría de los bancos de espera están llenos de pacientes, esperando para recibir atención. Son las 9:30 de la mañana, cuando entra un joven cojeando. En una de sus piernas tiene una herida. El joven pasa directo al área de emergencias, transcurre algún tiempo y de repente sale con unas vendas o gasas blancas cubriéndole la herida.

El joven, aún cojeando, se sienta en las banquetas amarillas de metal. Aguarda por un momento, y luego se levanta y camina hasta la salida, para disponerse a buscar un vehículo público que lo lleve hasta su casa. Escenas como estas se ven a diario en la UNAP de Verón. Y es que allí se atienden todas las emergencias que ocurren en Verón y en las comunidades cercanas.

Esta UNAP es lo más parecido a un centro de salud público que tiene el Distrito Turístico Verón-Punta Cana. Pasadas las 9:40 de la mañana, el único idioma que se escucha en la sala de espera es el creole, porque todos los pacientes son de origen haitiano. Una de las pacientes se levanta de su asiento y se cuelga su cartera.

Tras ella va su pequeña hija. Se dispone a entrar al interior de la UNAP, donde están los consultorios. Este centro es el más grande con que cuenta Verón-Punta Cana. Sólo la sala de espera tiene dos enramadas de cana, cada una con al menos ocho bancos, destinadas para que los pacientes aguarden su turno.

A pesar de que hace poco se entregó a la comunidad el Centro Pediá- trico Oscar de la Renta, para brindar asistencia especializada a los niños, aún muchos padres llevan sus hijos a consultas a la UNAP de Verón. De las tres UNAP’s con que cuenta el Distrito Municipal Verón-Punta Cana, esta es la única que tiene una emergencia, mayor cantidad de espacio para espera y varios consultorios.

También tiene, justo al lado, una Farmacia del Pueblo, donde son vendidos medicamentos genéricos a muy bajo costo. Esta UNAP fue construida por la Fundación Grupo Puntacana, al igual que el centro pediátrico. En ella trabaja un equipo de doctores del Ministerio de Salud Pública, al igual que pasantes del Edward Via College of Osteopathic Medicine (Vcom). Esta UNAP cuenta con una unidad de atención para pacientes con VIH, que es el único en este distrito municipal.

Starkys Calvillo, director de la Unidad de Atención Primaria de Verón.

ÚNICA OPCIÓN

Esta UNAP  representa la única opción para los miles de residentes de Verón. Hasta allí llegan todas las emergencias que se presentan en esta localidad, dado que todavía no existe un hospital del segundo nivel de atención que pueda dar asistencia a situaciones que escapan de la capacidad de un centro del primer nivel.

Dado que no es un centro de salud de gran amplitud, en algunas ocasiones se ha tenido que tomar la decisión de cerrar las consultas por situaciones de emergencias. El área de consultas está abierta desde las 9:00 de la mañana hasta las 4:00 de la tarde.

El área de emergencias está abierta las 24 horas al día, pero una de las principales dificultades que enfrentan es la falta de suministros para atender a quienes llegan en busca de ayuda médica.

El encargado de esta UNAP es el doctor Starkys Calvillo, quien señala que mensualmente reciben entre 2, 500 y 3,500 pacientes. Estos números pueden variar dependiendo del mes, ya que hay tiempo en los que se reciben más pacientes que en otros. Una UNAP debe atender un máximo de 700 familias.

Calvillo destaca que al ser el único centro público deben atender más de la cantidad de familias permitidas. Los pacientes que llegan diariamente hasta este centro provienen desde Friusa, Valle Gina, Cabeza de Toro, y de otros lugares cercanos, como Juanillo.

Cuentan con siete médicos pasantes, dos médicos generales y dos médicos especialistas. De los médicos especialistas uno es familiar y el otro gineco-obstetra. Los estudiantes de Vcom también laboran en esta UNAP, y son rotados en su ciclo de obras comunitarias.

Ven de cinco a seis estudiantes por ciclos, pero están bajo la tutela de los médicos del centro. Calvillo asegura que el centro tiene siete consultorios, más uno para el área de control de tuberculosis y otro para el Servicio de Salud Integral, que trabaja con los pacientes de VIH. En la provincia de La Altagracia, sólo la UNAP de Verón y el hospital de Higüey cuentan con el programa para pacientes con VIH.

Desde el año 2005 que la Fundación Grupo Puntacana y Vcom están aliados en beneficio de esta UNAP, y le brindan el soporte para que funcione de forma adecuada, pese a sus múltiples carencias. Las principales enfermedades que son atendidas en este lugar, según el doctor Calvillo, son lesiones por traumas, ya sean accidentes automovilísticos o por armas de fuego y armas blancas. Una de las principales causas de consulta son los embarazos: solo en el mes de julio atendieron alrededor de 400 embarazadas.

Otras causas de consulta son las infecciones respiratorias altas, enfermedades dermatológicas, infecciones vías urinarias e infecciones vaginales. Los niños que aún se siguen viendo en esta centro de salud, es vía emergencia, puesto que las consultas de los menores de edad fueron trasladadas en su totalidad al Centro Pediátrico Oscar de la Renta.

De 40 a 60 niños son atendidos de forma semanal por la emergencia de esta UNAP. Una de las principales necesidades que tiene este centro de salud es la falta de una ambulancia, no solo para la UNAP sino para toda la comunidad veronense.

También necesitan un mejor abastecimiento de los medicamentos y suministros para la emergencia, tales como guantes, hilo, gasas y demás materiales gastables. Hay día, en los que se ven hasta 30 o 40 traumas, no hay hilo para suturar esas heridas. Entonces los pacientes tienen que comprarlo para poder recibir la atención.