cancer de próstata

El cáncer de próstata es curable, pero con tiempo

Romayra Morla /[email protected]

HIGÜEY. El cáncer de próstata es un trastorno en las estructura de las células que se comporta de diferentes maneras. Esta enfermedad es la segunda causa de muerte en hombres en América. Así lo expresa el urólogo Johan Jiménez, quien explica que la principal causa de este tipo de cáncer es la edad, aunque se han presentado casos de jóvenes de 23 años con esta dolencia. Sin embargo, es más proclive a la edad de los 50 a 60 años. También, puede ser hereditaria.

Las personas que tienen antecedentes de familiares que hayan padecido la enfermedad, tiene mayor probabilidad de desarrollarla, señala el especialista. Además, sostiene que otras causas son, el tabaquismo, el alcohol, también trabajar en industrias, con pinturas y con colorantes.

Y aunque no hay una base científica que así lo demuestre, se relaciona que el color naranja. Es decir, el color naranja de los preservantes, los colorantes de las bebidas, la grasa animal y es más común en hombres de color de piel oscura. De igual forma, destaca que el cáncer de próstata incipiente no presenta ningún síntoma; cuando da alguna señal, es porque la enfermedad está avanzada. Pero se puede correlacionar con alguna sintomatología de la hiperplasia prostática benigna.

Esto es, pacientes que se levantan más de tres veces por la noche a orinar, el chorro de la orina es débil y también podría tener retención urinaria. “La hiperplasia es una replicación de la célula prostática que produce un aumento del tama- ño de la próstata, que también se diagnostica por biopsia. La próstata debe pesar entre 18 a 30 gramos”, explica Jiménez.

El experto recomienda que la evaluación de la próstata deba hacerse a partir de los 40 años, si no tiene antecedentes familiares, y a los 35 años si los hay. Luego se realiza un chequeo anual, cuando no hay ningún tipo de alteración. “El cáncer de próstata es curable, si se detecta a tiempo.

Es una enfermedad silenciosa; no le teman a la evaluación con el dedo, eso no va en detrimento de su hombría; muchos no van por machismo”, expresa Jiménez. En cuanto al tratamiento, resalta que pueden ser, la cirugía radical de próstata, la radioterapia y las hormonoterapias, que es un tratamiento hormonal que bloquean los andrógenos y las testosteronas, que se produce un 95% en los testículos.