EN BUEN SENTIDO / El turismo y la noticia

Antonio Corcino.

Antonio Corcino / [email protected]

El turismo por lo delicado para la humanidad, la difusión de noticias relacionadas con una comunidad receptora de turismo, por su naturaleza tiene que hacerse con prudencia.
El turismo no viola derechos, por el contrario, es una garantía al ocio y la paz, como amigo de la libertad de expresión y la difusión del pensamiento, avalados por nuestro país como estado democrático.
Los agentes de la actividad turística, como los comunicadores sociales, a través de sus medios, están llamados a trabajar en valores. Tanto la sociedad como el Estado tienen un compromiso con el turismo, como herramienta de sana convivencia; y quienes promuevan esté sector, tienen que moverse por ese sentido, el cual está sustentado en las leyes y la constitución dominicana, que constituyen un soporte moral, enriquecido con el Código Ético Mundial para el Turismo, para conformar un sistema de norma de conductas, con el cual la Asociación Dominicana de Prensa Turística (Adompretur), se adhiere para ser parte de un todo para la estabilidad del turismo.
En tal sentido, el ejercicio legítimo de informar está íntimamente relacionado con el desarrollo humano y el crecimiento turístico, actividades humanas sujetas a ser transmitidas como hechos noticiosos, en donde la prudencia debe de ser el norte, siempre que no pongan en riesgo la objetividad y la veracidad-todos debemos de ser informados y orientados; igual camino deberá de transitar a nivel local la filial Bávaro-Punta Cana de Adompretur, con su nueva directiva, como emisores de informaciones, sus miembros, por el deber de divulgar hechos sociales o edificar a la opinión pública; tienen que tomar en cuenta la sensibilidad del turismo y los efectos que podrían generarles al país.
Por tanto, el estilo como se propagan y se abordan algunas noticias relacionadas con clima, salud, seguridad y medioambiente, entre otras, podrían consternar a la población y a los representantes locales de las agencias emisivas; si el comunicador no cumple con su rol, de ser guardián de la tranquilidad turística al producirse la noticia y, la necesidad de divulgarla, es sano hacerlo apegado a la sensatez y al buen juicio, cuidando el tono y la manera de hacerlo, de ese modo, evita impactar al dinamismo de la actividad turística, y que sea aprovechada por los nuestros competidores.
De modo que, la moderación, constituye la actitud de los comunicadores para orientar al turismo con noticias que garanticen derechos a nuestros visitantes de un turismo responsable.