EN BUEN SENTIDO / Los elementos comunes nos unen

Antonio Corcino.

Antonio Corcino / [email protected]

En consonancia con el desarrollo integral del territorio del Distrito Municipal Verón Punta cana, tiene que establecerse su identidad como comunidad apegada a su historia, apariencia física de su paisaje, y el apego a lo emocional.
Debemos inventariar los símbolos, formas y colores y amalgamar para llegar nuestra imagen, como conglomerado humano vinculado a su herencia histórica y social, al agruparlos con la flora, como por ejemplo, el árbol del higo cimarrón, de la familia de las Moraceae, que en su adultez alcanza hasta 20 metros de altura, de hojas elípticas a oblongas de unos 5 a 15 centímetros de largo, constituye un todo que podría representar y describir nuestra identidad, pues el color verde de sus hojas y su fresca sombra lo hace un elemento común a nuestro realidad, un símbolo que encarna la imagen de Verón-Punta Cana y proyecta la identidad que nos une.
Por otro lado, siendo coherente con las tareas pendientes por todos, como el de establecer la identidad como una fortaleza, los elementos únicos como el paisaje, como los que proyectan en la silueta y en el relieve de la isla de santo domingo en donde la provincia de la Altagracia, parece la cabeza de un león, y cuya nariz se ve el Distrito Municipal Verón-Punta Cana, que nos distinguen como también nuestra fuerte vinculación con la cristiandad, entre otros elementos que forman un todo fuerte.
Es nuestro compromiso construirlo, darle forma como comunidad apegada a su tierra, de ahí también la responsabilidad de los organismos vinculados a la divulgación cultural, definir, promover y destacar como nuestro sello.
La realidad socioeconómica, cultural y medioambiental que nos define, resalta nuestros valores y da sentido de pertenencia a esta comunidad; la conciencia de ser parte, los cuales nos identifican; como unidad en la diversidad que nos toca edificar y promover los rasgos de la cultura y la tradición para que nos catapulten como una comunidad turística sostenible; y que el logo de la Junta Distrital no nos representan, pues es un símbolo y signo que no expresa las características y la significación como sociedad, los atributos que nos dan sentido de pertenencia.
Por tanto, las autoridades locales, en coordinación con el sector privado, les corresponde sembrar la basa y dar las facilidades para lograr, armonizar y finalmente reunir lo que somos como localidad. Entonces, las autoridades locales tendrán que tener las habilidades políticas para construir los que nos distinguen y proyectarlo como la identidad de Verón-Punta Cana.