EN BUEN SENTIDO / Las calles de Verón

Antonio Corcino.

Antonio Corcino / [email protected]

Para nombrar las calles, plazas y avenidas en general, y de modo particular las del Distrito Municipal Verón-Punta cana, tienen que corresponder a la memoria de personas y a la historia de la comunidad, de forma tal que de sentido de pertenencia.
Cuando personas, familias o junta de vecinos muestren interés en que una calle, vía o cualquier especio público merezca ser nombrado en honor, por mérito o prestigio de una persona, como establece la Ley 2439-50, modificada con la Ley No. 49-66, y la Constitución la cual instruye a los ayuntamientos para tales fines.
En tal sentido, lo motivan porque dicha persona fue de valía para localidad, por lo que reconocerlo para que una vía, calle o avenida lleve su nombre, es honrarlo y de ese modo, contribuye al fortalecimiento y formación de la identidad distrital.
Si bien muchas de las vías de este distrito municipal están identificadas con nombres, números y letras, que en general son pocos representativos, en cuanto a que no encarnan, el apego emocional e histórico de la localidad, más bien son ignominiosas formas de distinguir nuestras arterias, la visión de la dirección de la Junta Distrital para normar y gestionar el espacio público, así como el criterio para ordenar las vías, que como parte de su responsabilidad de identificarlas, no necesariamente reflejan la realidad social y cultural del barrio o del distrito.
Merecido o no, nombrar la vía es una costumbre que hay que estimular, a través de la Junta Distrital, para que apruebe nombres que deben llevar alguna calles o avenidas.
Tal es el caso de la trayectoria de vida del ingeniero Rafael Martínez, que como reconocimiento, una vía tiene que llevar su nombre, ya que goza de méritos para que el gobierno local lo promueva como un referente de empresario, político y munícipe, que enriquece la memoria y la historia de la comunidad.
En fin, el procedimiento aplicado por las autoridades locales para seleccionar las nomenclaturas de las calles de Verón, es imperativo que sea sobre la base de rememorar a sus personalidades que contribuyeron al fortalecimiento de la comunidad.