EN BUEN SENTIDO / 2017: Turismo Sostenible para el Desarrollo

Antonio Corcino.

Antonio Corcino / [email protected]

Como el turismo desde su masificación ha sido invasivo con el medio ambiente e impactante para la estructura de las sociedades anfitrionas, generando o incrementando la diferenciación social; en diciembre del 2015 surgió el compromiso entre las naciones de declarar en 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, el cual busca equilibrar la capacidad de carga de los lugares turísticos; es decir, establecer ciertos límites en el volumen y la intensidad que puede soportar una zona geográfica determinada, minimizar los daños irreparables que produce el turismo, especialmente en donde ha sido desarrollado sin la debida planificación.

El turismo, desde el punto de vista económico, es capaz de generar empleos, mejorar las infraestructuras, impulsar otras actividades productivas, revalorizar los recursos autóctonos o equilibrar balanzas de pagos nacionales. De otro modo, contrasta con las vidas de las personas, al alterar los procesos inflacionarios derivados de un aumento de la demanda de la tierra, el agua o los alimentos; lo que encarece el coste de la vida, la dificultad de acceder a una vivienda o inmigración, entre otros fenómenos psicosociales que impactan negativamente a la población receptiva.

Desde 1978 los organismos internacionales vinculados al turismo han impulsados la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo turístico por uno que coordine los tres aspectos de la sostenibilidad (económico, ecosistema y sociedad), y a lo largo de este tiempo ha sido el parámetro que prima a nivel mundial, el cambiar la visión del desarrollo, por un enfoque sustentable que garantice a las generaciones futuras, recursos como a los que actualmente tenemos.

La OMT define al turismo sostenible como aquel que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas.

Los ministros de turismo del mundo, durante la jornada inaugural de FITUR en Madrid, establecieron la importancia de la Agenda 2030, avanzar hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en donde el turismo tendrá que ser un sector generador de crecimiento; pero responsable, sostenible, en equidad, inclusión y paz en nuestras sociedades.

Razones para que el presente año las instituciones mundiales ligadas al turismo, concienticen al mundo actual, el cual se rige por un sistema capitalista globalizado, motiven prácticas sostenibles, que armonicen lo económico, lo social y lo medio ambiental; manejar las dinámicas variadas y complejas de la relación entre turistas y residentes y los efectos para el destino.