BOULEVARD DE LA MEDICINA PREVENTIVA / Los peligros epidemiológicos post-lluvias

Dr. Hervido Tavárez.

Dr. Hervido Tavárez / [email protected]

Las lluvias son de vitalidad para el desarrollo de la vida en el planeta tierra. Los seres humanos, animales y plantas aprovechamos al máximo su potencial para nuestro bienestar. Aumentan los caudales de los ríos, lagos, lagunas y pantanos. Además, contribuyen de manera directa a la nutrición de fuentes acuíferas subterráneas.
Las dificultades con las lluvias se presentan cuando ocurren las inundaciones, generalmente producto de la presencia de fenómenos de la naturaleza tales como: vaguadas, tormentas tropicales, huracanes, etc.
La vulnerabilidad latente en República Dominicana radica en la irresponsabilidad por parte del Gobierno central y municipal en la creación de una plataforma sanitaria adecuada, y de esta manera contribuir a la prevención de enfermedades infectocontagiosas producto del cúmulo excesivo de agua derivadas de las lluvias. En estos precisos momentos, mantenemos una contaminación constante de nuestras fuentes primarias de agua, sin ningún tipo de control ambiental, de manera continua, deliberada e irresponsable, lo que nos coloca en alta vulnerabilidad al desarrollo de epidemias en los próximos días.
En nuestro país, desde el punto de vista de la salud pública, las lluvias torrenciales representan un reto, pues nuestras estructuras sanitarias actuales poseen todas las condiciones idóneas para la colonización y proliferación de microorganismos tales como: Escherichia coli, Shigella, hepatitis A, leptospira interrogans, Giardia lamblia, Enterobacter cloacae, Vibrio cholerae, Entamoeba histolytica, entre otros, aumentando considerablemente la incidencia de enfermedades gastrointestinales, respiratorias, de la piel etc. Además, las plataformas para que ocurran brotes desencadenados por vectores tales como el mosquito Aedes aegypti y Anopheles, causantes del dengue y malaria respectivamente, aumentando considerablemente la morbimortalidad. Todo esto queda como repercusión directa a la falta de saneamiento básico (fuente de agua potable, tratamiento de aguas residuales, sistema de drenaje pluvial, alcantarillado sanitario y manejo adecuado de la basura.)
Es necesario tomar medidas proactivas permanentemente, debido a que nos encontramos en zonas vulnerables a las inundaciones.