BOULEVARD DE LA MEDICINA PREVENTIVA / ¿Qué es la leptospirosis? ¿Cómo podemos prevenirla?

Dr. Hervio Tavárez.

Dr. Hervido Tavárez /[email protected]

La leptospirosis es una zoonosis con un alto potencial epidémico, es causada por la bacteria leptospira interrogans y su periodo de incubación oscila entre 2 a 30 días después de la exposición, con una media de 7 días.

La leptospirosis emerge cada día como un problema de salud pública mundial y su mayor incidencia ocurre principalmente en aquellos países con climas tropicales y subtropicales como el nuestro, ya que surge con mayor fuerza después de abundantes lluvias o fenómenos naturales de consideración.

Formas de transmisión. La enfermedad se adquiere mediante el contacto directo e indirecto con orina, sangre, tejidos u órganos de animales infectados que contaminan los suelos y a través del agua y los alimentos; permitiendo así la entrada de la bacteria por la piel y mucosas en lesiones microscópica existentes.

Las especies de animales consideradas más importantes para la transmisión de la bacteria al hombre son los roedores silvestres y aquellos que conviven con el hombre; (ratas, ratones, roedores de campo, etc.) también animales domésticos, (vacas, cerdos, perros y caballos.) La transmisión de persona-persona es infrecuente.

Signos y síntomas. Los signos y síntomas de esta enfermedad son: fiebre presente en casi el 100 % de los casos, dolor de cabeza  y dolores musculares; este localizado mayormente en las pantorrillas. Además vómitos, dolor en las articulaciones, diarreas, tos, y color amarillento de la piel, etc.

Lo forma más temible de la leptospirosis, es el llamado síndrome de Weil, con una alta tasa de mortalidad y caracterizado por la triada clásica de: falla en los riñones, hemorragias e ictericia.

Prevención. 1. Ante todo acudir al médico si existe la presencia de cualquier signo y síntoma ya mencionado. 2. No automedicarse. 3. Practicar las normas de higiene general de manera adecuada, aun cuando haya utilizado algún tipo de protección. 4. Controlar la población de roedores. 5. Evitar el estancamiento de aguas, sobre todo cuando inciden fuertes lluvias. 6. No debemos consumir  agua sin hervir y clorificar, sobre todo aquellas que tenemos almacenadas en nuestras casas. 7. Las personas que trabajan en el campo, deben utilizar botas y guantes de gomas, para evitar el contacto directo con la bacteria. 8. Lavar las latas de alimentos que están almacenadas con agua clorificada y jabón. 9. Evitar comprar los alimentos enlatados cuyo envase se note sucio y descuidado.