Bancas de apuestas deportivas, un negocio que crece en la zona turística Punta Cana

Alberto Arismendi  /[email protected]

Verón. República Dominicana no escapa a la situación latinoamericana donde la industria de los juegos de azar manifiesta un notable crecimiento año a año. Esta situación, lógicamente, no solo se refleja los juegos de loterías, sino, en el fenómeno de las apuestas deportivas que despiertan la pasión de miles de personas, fundamentalmente a través del béisbol, el básquetbol y el fútbol americano, tanto a nivel local como en lo que refiere a las actividades desarrolladas en los Estados Unidos y Europa.

Por ejemplo, en el 2000 el territorio dominicano contaba con alrededor de 800 franquicias de apuestas deportivas, lo que registra un aumento de casi el 100% si se compara con la cantidad de establecimientos de 1990.

Este incremento masivo fue frenado por las autoridades entre principios de 2006 y abril de 2009, lapso en el cual se congelaron las licencias de apertura. A nivel local, entre Verón y Bávaro, funcionan alrededor de 20 bancas de apuestas deportivas establecidas legalmente, muchas de ellas ubicadas en sectores de la población de bajos recursos, en horarios que van desde las 10:00 de la mañana, hasta las 11:00 de la noche. Con algunas excepciones que trabajan las 24 horas los fines de semana.

Según informaciones aportadas por algunos de los administradores de las bancas deportivas de la zona turística que no quisieron ofrecer sus nombres, en su mayoría son hombres los que visitan este tipo de establecimientos, y que los días de mayor afluencia son los fines de semana y los finales de quincena.

En un recorrido efectuado en el polo turístico, se pudo observar que gran cantidad de las bancas de apuestas deportivas que funcionan legalmente, se ubican en las cercanías de los hoteles de Bávaro, en donde asisten gran cantidad de trabajadores hoteleros en búsqueda de poder obtener ingresos adicionales y en un porcentaje menor, turistas internacionales que visitan la zona. Mientras que en sectores más humildes como el Hoyo de Friusa prolifera también buena cantidad de bancas legales, pero hay otras que lo hacen de forma ilegal, funcionando hasta altas horas de la madrugada.

En Verón hay menor cantidad de bancas de apuestas deportivas, pero se pudo encontrar otra realidad que es la gran cantidad de máquinas traga monedas ubicadas en los colmados y colmadones, algunos de los cuales ubicados en las cercanías de centros educativos, que sumado al consumo de bebidas alcohólicas desde tempranas horas de la mañana, producen situaciones que afectan el normal desenvolvimiento en dichos locales. Roberto González, apostador en las bancas deportivas, afirmó que en un fin de semana puede gastar hasta cuatro mil pesos en apuestas en los deportes tradicionales como en el béisbol o fútbol. También señaló que asiste regularmente los fines de semana, debido a su ocupación laboral, y por ser los días donde más deportes tienen acción.

UN POCO DE HISTORIA

Las apuestas en bancas deportivas en República Dominicana comenzaron a desarrollarse en la década de 1990. Lentamente y basadas en la atracción que generan competencias como la National Basketball Association (NBA), la National Football League (NFL), la Major League Baseball (MLB), la Nacional Hockey League (NHL) y los eventos locales relativos al béisbol y al básquetbol, entre otras, se ganaron una posición cada vez más significativa en el entorno de los juegos y las apuestas.

Otras apuestas que no se quedan atrás con relación a la popularidad son las que tienen que ver con el boxeo internacional, las carreras de caballos y las peleas de gallos, también legales en el país.

ENTIDADES REGULADORAS

Las instituciones que se encargan de llevar el registro y control en el país de las bancas deportivas son el Ministerio de Deportes y Recreación (Miderec), la Asociación Nacional de Bancas Deportivas (ANBD) y la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

Se estima que las apuestas deportivas mueven más de 400 millones de dólares anualmente. Asimismo, los sitios donde éstas operan no pagan Impuestos Sobre la Renta (ISR), pero sí una tributación única por licencia de operación manual que en 2007 alcanzaba los 6.000 dólares por año.

En la actualidad, los empresarios deben pagar esta suma al Miderec, que deposita el 60% en una cuenta de la Tesorería Nacional y administra el 40% restante, destinado al fomento del deporte.