Banana Ranch Village, un edén en La Altagracia

HIGÜEY. Si quieres relajarte, disfrutar de la suave brisa de los arboles, el cantar de las aves y tener la comodidad de tu hogar, Banana Rach Village es el lugar. Está ubicado en Matachalupe, a solo 10 minutos del centro de la ciudad.

Heriberto Santana, propietario del racho, explica que en principio el proyecto sólo ofrecía los tradicionales servicios de los ranchos, donde los turistas iban a almorzar y montar a caballos, pero que ya ofrece mayor variedad a sus clientes.

“Ofrecemos diferentes servicios, hospedaje en villas con una capacidad para 101 persona, pasa día con una capacidad de 500 personas, donde tienen el servicio de todo incluido, 16 platos calientes en el bufet, además de postres y jugos naturales. No tenemos bebidas alcohólicas, porque la intención es brindar un ambiente sano, familiar y seguro” explica Santana.

Asegura que cuenta con algunos vinos de marcas reconocidas y otros artesanales. Banana Ranch también cuenta con un restaurante a la carta para los huéspedes que deseen algo especial. El lugar brinda cinco grados menos de temperatura que en la ciudad, convirtiéndose en un inolvidable refugio climático.

Indica que el establecimiento ha sido remodelado con la intención de brindarles más comodidad a los visitantes, una nueva piscina, la expansión de la zona deportiva con juegos menores, gimnasio, la caballeriza y el área infantil.

Manifiesta Santana que el rancho es el sinónimo de una eco-aldea, que es el nuevo concepto que están aplicando en el lugar en los últimos dos años, donde todo lo que utiliza proviene de la naturaleza.

El 80% de los empleados es de la comunidad y espera poder elevar a un 90%. Sostiene que lo productos comestibles que los lugareños producen él los compra, con la finalidad de que fomentar el intercambio comercial en la zona donde está radicado el rancho.

“La mayoría de los productos que se consumen en el establecimiento son orgánicos y los cultivan los lugareños, por lo que se han convertido en proveedores del rancho”, asegura.

Revela que no solo él se beneficia, sino, que los moradores de esa comunidad también, razón por la cual no tienen que recorrer largas distancia para vender sus productos.