Negocio de venta de comida típica venezolana “La Propia Arepa” de José Farías.

Aumenta presencia de venezolanos en la zona turística de Verón-Punta Cana

Génesis Pache / [email protected]

Bávaro. La comunidad venezolana ha ido en aumento en la República Dominicana. Muchos llegan diariamente en busca de trabajo y nuevas oportunidades, por lo que esta zona de Verón-Punta Cana se ha convertido en un gran atractivo para miles de venezolanos que abandonan su país motivados por la crisis política y económica que atraviesa esa nación suramericana.

Unos 31,039 venezolanos no residentes han llegado a República Dominicana, según el Informe del Flujo Turístico Enero-Agosto 2016 del Banco Central de República Dominicana, una cantidad solo superada por los 88, 535 turistas provenientes de los Estados Unidos.

En esta zona turística, la comunidad de venezolanos ha aumentado considerablemente, y muchos se han enrolado en el mundo laboral, llegando a ocupar puestos en diferentes empresas. Otros han decidido poner sus propios negocios y establecerse aquí junto con sus familias.

TESTIMONIOS

Miguel Perdigó
Miguel Perdigó propietario de Sunride un negocio de bicicleta en Bávaro.

 Miguel Perdigón es un venezolano que llegó hace unos seis años a vivir en esta zona. Reside en Bávaro y hace unos meses abrió su propio negocio, la tienda de bicicletas Sunride. Se dedica al deporte.

“Vine por una cadena de tiendas deportivas que está establecida en el país, y yo trabajaba con ellos. Hace tres años, yo inicié en este deporte (de la bicicleta) y por eso puse este negocio”, señala Perdigón.

También, pertenece a la Asociación Churún Merú de Venezuela, de la cual es vocal. Esta asociación es sin fines de lucro, y busca ayudar a los venezolanos que están llegando a esta zona y al país en sentido general.

Esta asociación se reúne cada cierto tiempo, aquí en la zona. Tratan de orientar a los venezolanos que llegan sin saber qué van a hacer y sin un trabajo que les permita subsistir. Por ahora, no tienen un lugar o sede para reunirse.

José Farías es otro venezolano que se dedica al comercio en Verón-Punta Cana. Este comerciante tiene un negocio de comida venezolana en Bávaro. Su local se llama “La Propia Arepa”; allí, venden cachapas, empanadas, arepas y demás comidas típicas de Venezuela.

Farías tiene un año y ocho meses que vino al país. Viajó a esta zona por la difícil situación que atraviesa su país, Venezuela. “Allá es bastante difícil trabajar y los ingresos no compensan las necesidades. Lamentándolo mucho, tuve que emigrar”, señala.

Samuel Pérez vende cóctel de frutas en una de las aceras de Bávaro.
Samuel Pérez vende cóctel de frutas en una de las aceras de Bávaro.

Vive aquí junto con toda su familia. Opina que la situación de su patria es crítica y triste al mismo tiempo, porque con tantas posibilidades que tiene de ser un país súper productivo en todos los sentidos, ya que tienen territorio, minerales, playa, de todo para producir, la situación política que atraviesa Venezuela no se lo permite.

“La pugna entre los dos bandos, entre las dos fuerzas políticas, tienen al país sumergido en esa situación”, precisa. Su relación con los demás venezolanos que viven en el país, la describe como excelente. Señala que trata de ayudar a todos los que llegan e indicarles cómo deben hacer las cosas aquí, para que lejos de restarle, puedan sumarle cosas positivas a República Dominicana.

“Me siento agradecido con que nos están recibiendo y tratamos de ser lo más productivos posible, tratando de no impactar de manera negativa sino de manera positiva”, argumenta.

Samuel Pérez, es un venezolano que tiene unos cinco meses de vivir en la zona turística de Verón-Punta Cana. Aquí se dedica a vender cócteles de frutas, en una de las aceras de Bávaro.

Pérez asegura que es profesional, mecánico industrial, pero que a su llegada aquí empezó a repartir currículos y no ha recibido respuestas, por lo que no tuvo otra opción de iniciarse en un negocio de venta informal.

“La situación que se está viviendo en Venezuela ahora es un poco fuerte. Entonces, por la seguridad de uno y por la comodidad, es preferible emigrar, no digamos que para siempre, pero por lo menos hasta que se enfríe la cosa”, precisa.

Pérez vino primero en busca de trabajo, y luego trajo a su familia. Describe la situación de Venezuela como más política que económica, porque es un país que tiene muchos recursos. Resalta que todo se debe a una mala administración.

SITUACIÓN DE VENEZUELA

 La situación socio-política de Venezuela provoca que los venezolanos tengan que salir en masa de su país. La nación suramericana atraviesa una crisis económica marcada por la inflación y la escasez de productos y alimentos básicos.

Los productos como el papel higiénico, leche, el aceite y el café, son algunos de los que escasean en Venezuela. El descontento del pueblo venezolano con su gobernante provoca una situación insostenible.

Millones de venezolanos se oponen al régimen bolivariano de Nicolás Maduro. La forma de gobierno que este presidente ha adoptado en la nación suramericana ha llevado al país a convertirse en uno de los lugares más inseguros, donde sus ciudadanos carecen de medicamentos, alimentos y otros suministros que el ser humano necesita para su subsistencia.

Venezuela tiene la mayor reserva mundial de petróleo, pero pese a esto sus ciudadanos no tienen cómo sustentarse y deben salir del país en busca de una mejor vida. La delincuencia se ha incrementado al grado de que Venezuela se encuentra en la tercera posición de los 10 países más peligrosos del mundo.

Soraya Subero, creadora de la página Venezolanos en Punta Cana.
Soraya Subero, creadora de la página Venezolanos en Punta Cana.

PÁGINA WEB 

 Soraya Subero es asesora financiera en un club de vacaciones de esta zona turística. Tiene 14 años viviendo en Bávaro. Vino por un contrato de trabajo en una empresa que opera aquí hace unos 20 años.

Opina que la razón por la cual el venezolano sale de su país es huyéndole al mal manejo político, al hambre, a la miseria, a no tener medicamentos. Aclara que esto ha provocado el gran éxodo de venezolanos no solo a República Dominicana sino a todas partes del mundo.

“Conozco una gran parte de los venezolanos que viven en esta zona, pero en la página que manejo en Facebook, que es Venezolanos en Punta Cana, donde hasta ahora hay hasta dos mil miembros”, dice Subero.

Relata que esta página surge de un grupo que se le ocurrió esta iniciativa, hace unos tres o cuatro años, para poder unirse a los venezolanos radicados aquí. Cuenta que decidió hacer ese grupo para poder relacionarse con sus compatriotas. En ese entonces, no eran tantos, pero a medida que ha pasado el tiempo se han ido agregando más.

Subero explica que en ese grupo se habla de comida, cultura, política, de las cosas que están sucediendo en su país, se ayuda a buscar empleos, casas de alquiler, entre otras cosas.