Andy Williams ejerce con mucha madurez su rol de capitán de los Cañeros del Este

LA ROMANA. Proveniente de una familia que respira baloncesto, a sus 36 años de edad Andy Williams continúa sumando puntos en su exitosa carrera, y ahora en los últimos años de la misma muestra una madurez sorprendente, ejecutando efectivamente el rol de capitán del conjunto de Cañeros del Este.

Su especialidad siempre han sido esos disparos de tres puntos, que han hecho levantar de sus asientos en reiteradas ocasiones a todos los fanáticos del conjunto con sede en La Romana e Higuey.

Esa naturalidad y calma con la que Andy realiza esos triples, lo hace indispensable para cualquier equipo. En los momentos grandes se crece y han sido varias las ocasiones en que ha realizado esa canasta ganadora, que cualquier especialista detrás del arco anhela para llevarse la victoria.

Una trayectoria exitosa desde las categorías menores hasta las superiores, es lo que ha descollado Andy Williams Turner, a pesar de las lesiones que en algún momento intentaron frenarla, pero no se rindió en lo absoluto. Es un ex miembro de la selección nacional U21, que quedó como la cuarta mejor del mundo en el año 2000 en Saitama, Japón. De esta experiencia regresa con el apodo del “Japo”.

La gente lo califica como un individuo alegre, y sus compañeros de equipo lo ven como un guía, al igual que los coaches y el dirigente del equipo, naranja quienes revalidan su importancia en el conjunto.

“Andy es un jugador probado, productivo y que ayuda a cualquier equipo fuera y dentro de la cancha. Definitivamente, es un líder. Los compañeros lo escuchan y está asumiendo su rol de buena manera”, expresó Julio César Javier, dirigente del conjunto de los Cañeros del Este.

El jugador expresa que ya es una costumbre tener este tipo de roles, y dice que uno de los principales retos de la posición de capitán es tratar a todos los jugadores por igual.

“Nosotros nos quitamos el ego cada uno: ahí estaba Reggie, Alexis, Edward, entre otros, y cada uno puso “el yo” en una funda. Y jugamos tan bien que mira qué terminamos logrando, gracias a todo el talento que teníamos y lo que nos propusimos”, expuso Williams.

En esa serie final Los Cañeros vencieron a los Tiburones de Puerto Plata en la recién creada Liga Nacional de Baloncesto (LNB), anteriormente llamada Lidoba, hasta ese año.

Entre los mejores del baloncesto en La Romana Al hablar del “Japo” no se puede ignorar su participación de lujo en el baloncesto superior de La Romana, donde marcó todo un precedente ganando ocho títulos con el equipo de La Tribu de Quisqueya.

Junto a otros jugadores del mismo club de Quisqueya lograron ir a 10 finales, ganando en 8 de estas justas, y revirtieron una mala presentación al inicio de la franquicia. Recientemente, en el finalizado torneo del año 2017, los indios se coronaron campeones con Andy a la cabeza, quien fue elegido como el jugador más valioso de la final donde lograron vencer al Máximo Gómez de Villa Verde.

Debido esto, es valorado dentro de los diez mejores jugadores de la provincia de La Romana, por su trayectoria exitosa como baloncestista. “Quizás yo podría colarme ahí, pero nadie sabe, este pueblo ha dado muchas grandes luminarias de este deporte”, se refirió humildemente al respecto.

Familia que respira baloncesto Andy admite que fue criado por el primer jugador de baloncesto dominicano que debutó en la NBA, Tito Horford, quien ha sido su piedra angular en su formación. Tito Horford es tío de Andy y padre de la estrella de los Boston Celtics, Al Horford. Califica su relación con la estrella de la NBA como bastante buena y de la cual ha aprendido mucho.

“Las vacaciones las pasábamos juntos; muy buena es nuestra relación, y nos comunicamos a diario. Yo le pido consejos a él y recíprocamente”, explica Williams. Tiene cuatro niños, tres hembras y un varón, del cual afirma es su debilidad.

“Tengo un varón, que es el anhelo de todo hombre. Gracias a Dios lo conseguí, y estoy muy contento con mi familia”, afirma el jugador, con cierta emotividad.

Edgar Moreta
[email protected]