Ginecóloga Iris Pilier.
Una de las estudiantes de la escuela Pedro Mir mientras le suministran la vacuna.

Alrededor de 6 mil 300 niñas serán vacunadas contra virus papiloma humano en La Altagracia

Romayra Morla / [email protected]
HIGÜEY. Se estima que cada año en la República Dominicana se registran alrededor de mil 500 casos de cáncer de cuello uterino y cerca de 600 mujeres fallecen por esta enfermedad. Ante esta situación, los ministerios de Educación y Salud Pública acordaron vacunar a miles de niñas contra el virus de papiloma humano, ya que es el principal factor de riesgo de cáncer cervical.
El epidemiólogo de la Dirección Provincial de Salud en La Altagracia, Samuel Cueto, expresó que en esta provincia se vacunarán 6 mil 300 niñas en edades de 9 y 10 años de los diferentes centros educativos públicos y privados. También serán beneficiadas aquellas niñas que no estén inscritas en ningún centro educativo.
Además, dijo que recibirán una sustancia que protege de las cepas 16 y 18 que son las responsables de 70% de los cánceres del cuello uterino en la mujer.
Con el suministro de esta vacuna, la cual sólo se aplicaba en los centros privados con un costo de dos y trece mil pesos aproximadamente, el país pasa a formar parte de las 64 naciones a nivel mundial que incluyen entre sus estrategias de vacunación subvencionadas por el Estado, con una vacuna que combate el virus de papiloma humano, indicó Cueto.
“El cáncer de cérvix es la segunda causa de muerte en la mujer dominicana. El 85 por ciento de la mujer, luego de iniciar su actividad sexual, ya tiene el virus, (VPH). De modo que todos los años se estarán vacunando todas las niñas de 9 y 10 años como medida de prevención, ya que un gran número de adolescente empieza su vida sexual a muy temprana edad.
De su lado, el director regional de Educación, Pedro de los Santos Santana, indicó que la jornada que se realiza a nivel nacional, es producto de un acuerdo entre el Minerd y Salud Pública, en el cual el Ministerio de Educación se encarga de comprar los insumos de vacunación y Salud Pública los aplica.
La inversión es de 80 millones de pesos para vacunar a más de 190 mil niñas en todo el país, con la finalidad de prevenir a largo plazo el aumento del cáncer cervical uterino, el cual según las estadísticas cada año afecta a más de mil 500 mujeres y 600 de ellas mueren, es por eso que el Gobierno ha hecho los esfuerzos para prevenir esta terrible enfermedad, añadió De los Santos Santana.
Por otro lado, la directora provincial de Salud, Mayra Paula Vargas, exhortó a los profesores y a los padres que se motiven para que cada niña en edad de 9 y 10 años sea vacunada, para así evitar que en su adultez puedan adquirir el VPH.
Asimismo, dijo que se eligió esta población de niñas, porque se entiende que a esa edad no tienen una vida sexual activa y, por lo tanto, no han tenido contacto con el virus.
Además, deploró que: “algo que no sea científicamente comprobado no se puede divulgar, por qué anteriormente se vacunaban las niñas, pagándose entre siete y doce mil pesos por un biológico y no se hablaba de efectos secundarios, entonces ahora que lo haremos con una población necesitada que no tiene recursos; hablan de daños. Esta vacuna producirá un efecto leve como una febrícula o dolor en el lugar de la aplicación”, señaló.

El virus VPH

Según explica la ginecóloga del Grupo Médico Libertad, Iris Pillier, el virus de papiloma humano es un grupo de virus de varias cepas con altos y bajos riesgos. En el momento que se quiere determinar que peligro corre una persona, se debe saber qué tipo de cepas tiene el organismo.
Esta enfermedad se adquiere por lo general a través de las relaciones sexuales. El 85% de la población mundial que tiene relaciones sexuales puede estar afectado por unas cepas del VPH. El mismo debe prevenirse en las niñas antes que comiencen a tener relaciones sexuales.
Sin embargo, aclaró que también se pueden poner la vacuna las mujeres que ya han tenido relaciones, pero antes hay que evaluarla para saber que no posee el virus, ya que la vacuna no lo cura, sino que lo previene.
Actualmente se considera que hay más de 150 cepas descubierta y cada día se revelan más. Las cepas de alto riesgo son aquellas que pueden producir células cancerosas, y que las de bajo riesgos provocan infecciones y verrugas, dijo la especialista.
Con relación a la vacuna, sostuvo que hay un grupo de médicos y científicos que están a favor de la vacuna y otros no. Sin embargo, señaló que la vacuna da muchos beneficios para las niñas y mujeres, porque se garantiza que los riesgos de desarrollar un cáncer son mínimos. La aplicación debe ser en tres dosis durante un proceso de seis meses.
De igual forma, explicó que no existen estudios que comprueben algún daño colateral, es decir, efectos negativos. La persona al recibir la vacuna puede sentir algún mareo leve.
El VPH está asociado en un 93% al cáncer del cuello de la matriz o cáncer cervical, siendo el segundo más común. Pero este cáncer tuvo por mucho tiempo permaneciendo como el primero, agregó.
Este virus también puede producir cáncer vaginal, está vinculado al cáncer de laringe, garganta y de pene. En el hombre no es tan común, pero de cada 100 hombres uno podría tener cáncer de pene y en el caso del papiloma humano se ve como un agente causar, explicó Pillier.
Se recomienda que cuando hay una mujer con VPH, también hay que chequear al varón (su pareja), darle seguimiento, porque éste podría seguir infectándola. El uso del condón no evita el contagio de VPH.
“Las mujeres tenemos que cuidarnos, chequearnos y las enfermedades, ya que los cánceres siguen atacando. Las madres deben orientar a sus hijas desde pequeñas sobre las relaciones sexuales, que deben iniciarse en edades adecuadas”, puntualizó.

Síntomas

Esta enfermedad no presenta síntomas, por eso se recomienda a la mujer hacerse su Papanicolaou, sobre todo en base líquida. Si le sale alguna alteración deben realizarse la colposcopia y la biopsia para curar cualquier lección que pueda tener.
El virus de papiloma humano afecta y va produciendo lecciones a nivel del cuello de la matriz y le llaman displasia. Estas van caminando de grado uno al tres; inician con lecciones pre cancerosas, pero con chequeo rutinario con su médico de confianza se podrá detectar cualquier alteración y a la vez corregir a tiempo cualquier anomalía antes de que llegue un cáncer, resaltó.