ALGO MÁS QUE PALABRAS / Asistir es un deber humanitario

Víctor Corcoba Herrero.

Víctor Corcoba Herrero / [email protected]

La identidad humana halla su pujanza en el testimonio, en el quehacer diario que nos trasforma y ensancha el corazón, en la vida misma que nos hace crecer y resistir a las muchas cruces que nos sembramos unos hacia otros, para desgracia de todos. En efecto, son muchos los conflictos que se cobran la existencia de muchas personas en todo el planeta. Cada amanecer son más los niños que dejan la escuela, las familias que abandonan sus hogares, los seres humanos que huyen desesperadamente. Deberíamos detener este sufrimiento, con más asistencia humanitaria, con más corazón para aislar a los que no tienen alma, pues son puro veneno destructor. Por eso, tan importante como llamar a la calma es abordar sus causas subyacentes de manera irrevocable. Necesitamos, por tanto, una fuerza internacional que nos aglutine a todos, y proporcione los apoyos necesarios para poner fin a estos lobos con fisionomía de persona. Es hora de trabajar conjuntamente, de salir de uno mismo para llevar algo de bondad a los demás, ante la multitud de itinerarios que nos atrofian, ya que lo más empalagoso del mal es que a uno lo adiestra, en lugar de hacernos huir del malvado. Así, hemos de decir ¡basta!, para superar esta forma de vida voraz. Estamos hechos para vivir, no para matarnos en inútiles guerras, por muy creciente que sea el número de malhechores.
Hay que iluminar la oscuridad del mundo. Se requiere una legión de ciudadanos dispuestos a ejemplarizar esta atmósfera perversa que proviene del hombre mismo. Alcemos nuestras voces para defender a tantos inocentes.
Es una pena que los trabajadores sanitarios y humanitarios, que ponen sus vidas en permanente peligro para atender a las víctimas de la violencia, se conviertan cada vez más en objetivo de los ataques.
Ellos son nuestro referente y nuestra referencia, ejemplo de coraje y donación. Su valiente heroicidad sí que ha de fraternizarnos. Precisamente, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, acaba de expresar su profunda preocupación por el nivel de necesidades humanitarias sin precedentes y la amenaza de hambruna que enfrentan más de veinte millones de personas en Yemen, Somalia, Sudán del Sur y el Noreste de Nigeria. La declaración fue leída por el Representante Permanente de Egipto ante la ONU, Amr Abdellatif Aboulatta, quien preside el Consejo el mes de agosto.