Para los encargados del penal es un reto trabajar cada día con los internos.
Para los encargados del penal es un reto trabajar cada día con los internos.

Agresividad e insomnio, condiciones que afectan a los internos del centro Cucama

María Herrera / [email protected]

LA ROMANA. Los principales problemas que presentan los internos del Centro de Corrección y Rehabilitación Cucaba (CCR-15) al llegar a ese penal son la agresividad e insomnios por falta de adaptación al lugar, llegando incluso a presentar un cuadro de ansiedad que muchas veces les provoca un estado depresivo.

El compromiso de las autoridades carcelarias es que el interno salga en un 85% regenerado.
El compromiso de las autoridades carcelarias es que el interno salga en un 85% regenerado.

Esta información fue sustentada por el sicólogo de CCR-15, Ricardo Rijo, quien se encarga de vigilar la salud mental de los internos. El especialista en sicología explicó que al recibir a los internos se les practica el protocolo de salud mental, normativa establecida por el centro.

Esto consiste en aplicarles las pruebas sicológicas y sicométricas para ir subrayando cierta anomalía, pero también esta prueba se le realiza cada cierto tiempo, dependiendo de la solicitud de los internos o de los abogados, si es para condicionar o someter alguna prueba ante los tribunales.

“Ahora mismo, los internos que tenemos con agresividad y algún estado depresivo, alcanzan un 20 por ciento. Eso sucede mayormente con los que son de nuevo ingreso; luego, se van adaptando, integrándose a actividades del centro como terapia ocupacional. Los primeros síntomas salen cuando están en el proceso de observación. De 10, 15 a 30 días están inquietos; llega la tristeza. Entonces, hay un proceso de nostalgia y ansiedad. Luego entonces la ansiedad baja y se van adaptando”, explicó Rijo.

Dijo que se presentan también casos de internos con insomnio, por la no adaptación al centro penitenciario. Esto se expresa en que los presos piensan mucho en su encierro, en sus familiares y otras cosas vinculadas a su condición de privados de libertad que les impide dormir bien.

“Estos (los que sufren insomnio) sí tenemos que medicarlos a diario. Yo no medico como sicólogo, pero sí la psiquiatra. Yo se los refiero a ella, que es quien dice si se van a medicar o no. Le recomendamos que hagan ejercicios, deportes, que corran. A algunos se les permiten galones con agua para hacer ejercicios y cansar el cuerpo; terapia ocupacional para que pasen el día trabajando, para cuando lleguen a su cama puedan dormir”, añadió Rijo.

Indicó que luego los van involucrando en actividades, en la escuela y entonces la ansiedad baja. Es decir, se recuperan totalmente debido además a la asistencia sicológica, siquiátrica y medica que reciben cuando pasan por una dificultad depresiva o alguna patología.

“Los internos que pasan por patología sicótica son aquellos que consumen sustancias desde jóvenes. A esos se les trata con la siquiatra y son medicados junto a la terapia, para que se vayan adaptando. Ahora mismo, solamente tenemos dos internos medicados, de casi 700. Esto dice que el trabajo va mejorando y esperamos que siga mejor; el proceso sicológico se va aplicando de acuerdo al síntoma del interno”, subrayó Rijo

Dijo que el compromiso de las autoridades carcelarias es que el interno salga por lo menos en un 85% regenerado, y que se convierta en un ente social útil para la sociedad.

La directora del centro, María Solano Herrera, dijo que para los directivos de la cárcel es un gran reto trabajar cada día por el bienestar de los internos. Entiende que no están para juzgarlos por lo que ellos hayan hecho, sino para trabajar con el ser humano que tienen allí y que cometió un delito.

“La sociedad los penalizó; fueron juzgados; vamos a trabajar dándole acompañamiento sicológico. Yo misma tengo que ser sicóloga, madre, amiga; tengo que escucharlos. Pero es bastante emotivo trabajar con ellos, porque son una parte muy vulnerable. Aunque hayan cometido un delito, sean sicarios asesinos, robo por drogas, hay un ser humano ahí que ha tenido sus dificultades familiares en la misma sociedad”, expuso Solano.

Educación de los internos

Floel de la Cruz, encargada del área educativa del centro, dijo que cuando los internos llegan se les hace una prueba diagnóstica, según el curso que haya dejado en la escuela, y luego se determina el grado acorde los resultados de esa evaluación.

En el centro cuentan también con clases de alfabetización, y con cursos técnicos impartidos por el Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep), con maestros asignados para formar a los internos en las áreas como costura, informática y bisutería.

De la Cruz dijo que han celebrado tres graduaciones de octavo curso y de los cursos técnicos. Destacó que en las Pruebas Nacionales los internos aprueban con notas excelentes. También tienen un área de informática equipada con 15 computadores, donde los internos aprenden Windows básico.

En el centro cuentan también con clases de alfabetización, y con cursos técnicos impartidos por el Instituto de Formación Técnico Profesional (Infotep), con maestros asignados para formar a los internos en las áreas como costura, informática y bisutería.

Dinero de los internos

Según indicó Solano, los internos de Cucama no manejan dinero en efectivo, sino que se les da en ticket para que realicen sus compras. “Los familiares vienen, le depositan dinero aquí, en la puerta. Tenemos un formulario donde dice el nombre de la persona que entrega el dinero, la cantidad y la firma de la persona y número de cedula. Luego, pasa a un folder, que es su registro de banco, como una libreta. Entonces, se les deposita ahí; se le da un baucher donde dice qué cantidad le trajeron, y entonces con eso va al área administrativa y dice, ‘tengo tanto depositado”, detalla Solano.

Los internos también participan de actividades culturales.
Los internos también participan de actividades culturales.

Dijo que de esta forma los internos obtienen un ticket para comprar en el economato y la cafetería del centro, y el costo de cada producto se les descuenta de su folder, pasa a la caja del fondo y se deposita en el banco. Entiende que este sistema es seguro, por lo que exhortó a los familiares a “tener confianza en llevarles dinero, ya que aparte de que se les pone a firmar, ellos mismos entregan el baucher al interno de que les depositaron ese dinero”, señaló.

En cuanto a las actividades y fechas importantes, Solano indicó que a los internos se les celebra el Día del Padre, y todas las fechas festivas, siempre involucrando a las comunidades, el área educativa, el empresariado y el Patronato Penitenciario.

“No sirve de nada nosotros trabajar aquí y no tener el apoyo del empresariado, la comunidad y las iglesias, para que así se les abra un poquito las puertas, porque sabemos todos que no es tan fácil conseguir trabajo. Una persona que no haya delinquido, más una persona que tenga una ficha, todo el mundo siempre tienen un poquito de temor”, expresó Solano.