Mesa principal del conversatorio de Adecla con la arquitecta Maribel Villalona.

Adecla propone revisión del Plan de Ordenamiento Territorial del Distrito Municipal Verón-Punta Cana

Fausto Adames [email protected]

Punta Cana. El polo turístico Bávaro-Punta Cana es el que registra mayor desarrollo del país, pero también es uno de los lugares de mayor complejidad urbanística, con el agravante de que tiene en su haber varios temas pendientes atrasados, como son la construcción de un acueducto y alcantarillado sanitario.

A estos temas que todavía no han sido solucionados se agrega el desarrollo incontrolable de zonas urbanas, como el centros de Verón y el Hoyo de Friusa, que requieren de la intervención urgente del Estado para regularlas.

Por ello, varios constructores agrupados en la Asociación de Desarrolladores y Constructores de la Provincia La Altagracia (Adecla) afirmaron que en estos momentos es urgente que se logre un mayor control del crecimiento de las áreas urbanas, como son el centros de Verón y de Friusa, en Bávaro, y que se revise la unidad vial conformada por el Boulevard Turístico del Este, para que se logre un desarrollo más organizado de la zona.

De acuerdo con los principales representantes de la Adecla, el Plan de Ordenamiento Territorial o Máster Plan existente para la zona está dividido en 6 unidades ambientales y 2 unidades viales. Pero estas conforman a su vez unas 20 secciones, que tendrían que analizarse exhaustivamente, y en las cuales es mucho lo que hay que hacer en cuanto a la revisión de sus parámetros de densidades y de alturas. Las unidades ambientales se llaman así, porque precisamente se establecen en función de las características distintivas de determinadas áreas.

Al respecto, Maribel Villalona, directora del departamento de Planificación y Proyectos del Ministerio de Turismo (DPP), reflexiona que cuando el Plan de Ordenamiento Territorial o Máster Plan de la zona se hizo había una historia que es muy diferente a la que ocurre hoy en día.

Por tanto, Villalona sugirió que su revisión debe ir en torno a la reconsideración de sus variables, tales como densidades, de altura y de definición de esos límites entre una sesión y otra, donde hay áreas que no están totalmente delimitadas. Mientras Cristian Medina, director de varios proyectos habitacionales de la zona, afirma que también debe de revisarse el enfoque del crecimiento de los espacios comerciales y en lo referente al Boulevard Turístico del Este, que necesita una sección aparte, porque desde el punto de vista urbanístico hay que mirarlo como un plan especial.

En ese sentido, varios constructores afirmaron que el Departamento de Planificación y Proyectos del Ministerio de Turismo necesita una oficina más grande para que pueda atender mejor a las necesidades y denuncias de los residentes de la zona.

Según Cristian Medina, con respecto a las alturas, se ha manejado en la zona una altura de 4 pisos, que es algo que si bien en la zona de primera línea de playa debe mantenerse, pero en otras zonas que no son primera línea podría revisarse.

De igual forma, para Medina, en algunas áreas que ya son totalmente urbanas, la densidad máxima es de 125 habitaciones por hectáreas, y en el casco urbano esta densidad queda ya corta, en algunos casos.

Según Medina, estos cascos urbanos hay que definirlos y segmentarlos, para que tengan una regulación diferente, y evaluarlos con detenimiento para identificar cuá- les son esos cascos urbanos, donde el polo turístico pueda crecer como ciudad. Todos estos planteamientos se hicieron en el marco de la visita que hiciera Maribel Villalona, directora del departamento de Planificación y Proyectos del Ministerio de Turismo (DPP), a la zona, y con la cual los constructores de la provincia agrupados en la Adecla, han comenzado la revisión del Plan de Ordenamiento Territorial ya existente.

Según Cristian Medina, en el Plan de Ordenamiento Territorial existente hay 6 unidades ambientales, las cuales en su momento se dividieron por razones geográficas del terreno, pero que entiende que algunas de ellas tienen dentro de esas unidades ambientales, aspectos que son muy distintos.

DESARROLLO CON CALIDAD

Los representantes de Adecla afirmaron que más del 90% de sus constructores asociados son munícipes de la zona y por tanto, les interesa que los desarrollos que se hagan en el polo turístico tengan una calidad de urbanismo correcta. Esto así, porque al fin de cuentas se usarán en la zona y si estas no tienen la calidad adecuada, no hacen nada con ganar dinero si vivirán en un sitio que no está correcto.

De acuerdo con Adecla, el propósito de estos conversatorios y reuniones de trabajo es lograr con los técnicos del Ministerio de Turismo desarrollar proyectos habitacionales y turísticos estéticos, que incluyan el medioambiente y sean posibles económicamente, porque al fin de cuentas se trata de un negocio.

Al respecto, Maribel Villalona afirmó que en la zona hay un Plan de Ordenamiento Territorial que parte de un Plan Anterior y se hizo todo el  proceso para llegar al mismo. “Este es un plan que está hecho a una escala que valora de 5 a 6 criterios”, dijo.

Afirmó que antes se valoraban densidad y altura, mientras que ahora se han agregado otras variables, pero estos planes deben de ir acompañados de acciones en el territorio, “que es lo menos que hemos podido hacer, sobre todo vinculadas a las áreas informales, y regulaciones y reglamentos que no necesariamente el Ministerio de Turismo tiene que accionarlos”.

“Estos son temas de Medio Ambiente, registro de títulos, y otros que no competen al Mitur”, advirtió. El último punto que tocó Villalona fue el control del territorio, porque el plan no vale de mucho, sino se controla el territorio, lo que requiere unas estructuras que accionen constantemente, y que vigilen un territorio tan grande y difícil de controlar como es este. Indicó que en este tema debe de ayudar el sector privado responsable, porque las llamadas para denunciar las construcciones ilegales son de mucha ayuda.

Según Villalona, el reto es que ese plan se adecue al dinamismo y crecimiento que tiene la zona de Bávaro-Punta Cana, que ha dejado de ser un centro puramente turístico, y ya cuenta con un área urbana considerable, que se ha vuelto una ciudad, y por ende se tiene que readecuar ese reglamento a esa ciudad en que se está volviendo la zona.

Estos temas se debatieron en un conversatorio realizado por los constructores de la provincia con la arquitecta Maribel Villalona, que giró sobre aspectos relacionados a ls normas que debe adoptar el Ministerio de Turismo para el cumplimiento del Plan de Ordenamiento Territorial. Según Cristian Medina, Villalona es una gran colaboradora de los constructores de La Altagracia, y tiene muchos años dirigiendo el DPP de Turismo, y ha obtenido muchos logros en ese departamento.

“También ha tenido un trabajo correcto dentro del departamento, con una gran visión arquitectónica y urbanística, y parte del desarrollo organizado que se ve aquí hoy se debe al trabajo de Maribel”, destacó. La mesa principal del conversatorio estuvo encabezada por el empresario Frank Elías Rainieri, Cristian Medina, y funcionarios del DPP que laboran en la zona.

Al conversatorio también asistieron Rafael Chireno y Ernesto Veloz, secretario y presidente de la Sala Capitular, respectivamente. Este fue el inicio de otros encuentros, para hacer algunas sesiones de trabajo, en los cuales se enfocarán con el equipo técnico del Mitur a ver puntos y detalles específicos del Plan de Ordenamiento Territorial o Máster Plan, como son las densidades, alturas, linderos y otros.