Aconsejan al Gobierno prestar atención a 624,604 personas que ni estudian ni trabajan

Escuela con Tanda Extendida, becas de grados y postgrados, todavía así existen jóvenes ¨Nini¨.

Fausto Adames /[email protected]

HIGÜEY. Las personas que ni trabajan, ni estudian, ni están en búsqueda de empleo en la República Dominicana, o los llamados “nini”, alcanzan las 624,604 personas, de una población que oscila de los 10 a los 34 años, rango poblacional que abarca a unos 4,500,808 dominicanos, según las informaciones más recientes del Observatorio del Mercado Laboral de la República Dominicana.

La revelación fue hecha por el experto financiero José Polanco, quien afirma que esta cantidad de dominicanos que no trabajan ni estudian, y ni siquiera buscan trabajo, “es un dato muy preocupante, sobre todo porque esta población corre el peligro de delinquir”, al no tener ninguna formas de ingresos económicos que le permitan sustentar sus vidas.

Advierte que estas personas en edad productiva entre los 10 a los 34 años, que ni estudian ni trabajan, lo que deberían estar haciendo es precisamente eso, estudiando o trabajando. Precisa que de estos 624,604 hay 455,000 que están entre edades de 20 a 34 años, que deberían estar trabajando, y unos 169,000 menores de edad, a los que convendría estar estudiando.

Indica que regularmente estas son personas que no tienen motivación, y compete al Estado dominicano desarrollar las políticas necesarias para lograr reinsertarlos en el aparato productivo, ya sea a través de estudios técnicos o motivándolos para que ocupen algún puesto de trabajo. Advierte que “estas personas se sostienen por alguna vía, y donde regularmente van a parar es a delinquir de una forma u otra para poder satisfacer sus necesidades de bienes y servicios”.

De igual forma, el economista revela que en el mercado laboral dominicano es preocupante la alta concentración de las familias que devengan un salario mensual por debajo de los RD$50,000.00, por lo que explica es una de las causas principales de la desigualdad social. Aconsejan al Gobierno prestar atención a 624,604 personas que ni estudian ni trabajan.

En ese sentido, indica que las estadísticas revelan que un 96% de los hogares percibe un salario inferior a los RD$50,000.00, o que el esposo y esposa, en conjunto, perciben un salario mensual menor a este monto. Agrega que esto también explica el por qué los miembros de las familias de bajos recursos, para poder subsistir tienen que caer en el endeudamiento de alto costo, con el fin de poder financiar la diferencia de lo que perciben mensualmente, respecto de las que son realmente sus necesidades.

También el economista llama la atención sobre el alto porcentaje de empleos informales, que actualmente representa el 54% del mercado laboral total de la República Dominicana. Informalidad Afirma que esta alta tasa de informalidad crea una enorme distorsión en la economía, porque al ser empleos informales no están registrados en el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS), y estos o sus empresas no están tributando los impuestos correspondientes. Agrega que a su vez, dichos trabajadores no están aportando a los fondos de pensiones. Por lo tanto, recomienda que el gran reto del Estado es lograr disminuir significativamente ese resultado, motivando a que estas empresas pasen a la formalidad, lo cual garantizará mayor acceso a bienes y servicios, y por lo tanto redundará en una mejor calidad de vida para esas personas.

Empleo joven

El economista sostiene que otro dato importante que agregan las estadísticas es que apenas el 29% del mercado laboral está ocupado por personas menores de 30 años, y a su vez en esa fuerza laboral 6.6% de este total es analfabeto. Polanco advierte que lo preocupante de este dato es que en esta edad es que la persona debería estar enfocada en adquirir conocimientos, para luego insertarse en el mercado laboral.

“Cuando los jóvenes enfrentan la situación de estudiar y trabajar, el proceso de formación no es el mismo, e indica que, por las condiciones económicas, estos jóvenes tienen que insertarse prematuramente al mercado laboral”, explica. También, sostiene que de todo el universo de trabajadores, apenas el 21.8% posee un nivel académico universitario, o sea, que el resto está en un nivel primario y secundario de aprendizaje, o ninguno, siendo este renglón el 5.75%.

Afirma que en el sector formal solo el 38% de los trabajadores tiene un nivel académico universitario. De igual forma, advierte que en el mercado laboral dominicano hay un 9.5% de personas mayores de 60 años que aún están ocupando un puesto de trabajo, que debería estar siendo desempeñado por una persona en edad productiva.