A 21 años de su creación, Villa Hortensia, Higüey sigue sin agua potable y con sus calles polvorientas

Romayra Morla /[email protected]

HIGÜEY. Tras 21 años de creación, en el sector Villa Hortensia, ubicado a tan sólo cinco kilómetros del municipio de Higüey, sus más de mil 200 habitantes continúan padeciendo las mismas calamidades, ya que desde que se fundó esa comunidad no cuenta con sistema de agua potable, sus calles están sin asfaltar y demandan mayor seguridad ciudadana.

El presidente del Comité Barrial Comunitario (Cobacom), Carlos Cedeño, sostuvo que cuando se creó este barrio, en el primer gobierno del ex presidente Leonel Fernández en el año 1996, al entonces mandatario se le hizo creer que había agua en esta localidad. Sin embargo, el tanque del acueducto aún permanece seco y en constante deterioro. “Aquí estamos a cinco kilómetros del municipio de Higüey, donde hay que pagar transporte para llegar allá.

Todo se hace fuera de aquí, porque no hay empresa ni ninguna fuente de trabajo, por lo que los residentes tienen que trasladarse a la zona hotelera a trabajar, pagan pasajes, y a eso se suma el costo del agua diario, que muchas veces tienen que tomarla a crédito, porque el dinero no les alcanza”, describió Cedeño. Además, expresó que también la mayoría de las mujeres tienen que pagarles a otras personas para que les cuiden los niños.

Dijo que hay personas que no pueden comprar ni siquiera una cubeta de agua, y cuando se entra a las casas de inmediato se percibe un mal olor, por la falta de agua para limpiar. Con relación al costo del agua, Cedeño manifestó que compran un camión de agua en 600 y 700 pesos, que economizándola les podría durar alrededor de 20 días.

Mientras que un tinaco cuesta entre 275 y 300 pesos, y una cubeta 7 pesos. De su lado, la señora Johanna Ceballos, quien lleva 17 años residiendo en esta comunidad, dijo que el tema del agua es un dolor de cabeza para ellos, ya que en su casa gasta hasta 2 mil pesos al mes para abastecerse del preciado líquido.

“Aquí nos falta de todo; tenemos muchas necesidades; no hay funeraria ni una escuela comunitaria que imparta cursos técnicos para los jóvenes. Los niños no tienen espacios para recrearse, y tampoco se da mantenimiento a las cloacas”, señaló Ceballos. Inseguridad Otra dificultad que enfrentan los munícipes de Villa Hortensia, es la inseguridad.

Villa Hortensia, Higuey
Tanque de agua

El Ayuntamiento de Higüey concluyó el destacamento policial de Santana, pero está en parte de los terrenos de Villa Hortensia. Luego de varias jornadas de lucha lograron que se terminara, pero actualmente este cuartel no brinda el servicio para el cual fue creado.

De acuerdo a la información ofrecida por el dirigente comunitario Carlos Cedeño, este destacamento se ha convertido en una cárcel preventiva para mujeres. “Las internas que estaban en la comunidad de La Enea fueron trasladadas a este destacamento, porque supuestamente les queda más cerca de Higüey, cuando se enferman y tienen que llevarlas a un centro hospitalario”, explicó Cedeño.

Asimismo, dijo que solicitarán al comandante policial de Higüey, coronel Julio César Pulinario, que les facilite una patrulla permanente, porque allí hay muchos desaprensivos. La mayoría de los jóvenes y mujeres trabajan en la zona hotelera, quienes llegan y salen en horas de la madrugada, por lo que se ven expuestos a los atracos.

Los policías del cuartel, al tener el compromiso de cuidar a las internas, ya no pueden patrullar en las polvorientas calles de Villa Hortensia. Cabe destacar que ese cuartel no fue construido para esa función, sino para cuando haya un problema en la comunidad la Policía tenga un lugar desde donde poder operar y ofrecer asistencia con sus agentes.

Asfaltado

Con relación al asfalto de las calles, hubo un movimiento en la vecina comunidad de Santana que previo a las pasadas elecciones se manifestó al respecto, enarbolando la consigna de que “sin asfalto no hay votos”.

Los habitantes de Villa Hortensia, como parte de esta comunidad, se unieron a este reclamo desde la junta de vecinos. Con la marcha que realizaron lograron que se asfaltara desde la carnicería Mañaná hasta Hato de Mana, el Cruce de Feliú, hasta salir a la carreta Mella, pero a Villa Hortensia la dejaron fuera y no recibió nada de asfalto.

“Nosotros esperamos que esta comunidad se tome en cuenta, porque desde que se fundó en el 1996 no se ha visto asfalto. “Aquí con la insalubridad y el polvo surgen muchas enfermedades. Los niños se enferman de gripe, y la salud en sentido general está en riesgo”, añadió Cedeño. Por otro lado, el munícipe y miembro del Cobacom, Manuel Rodríguez Jáquez, señaló que “nosotros, a través de este medio, hacemos un llamado a las autoridades que vengan en nuestro auxilio. La delincuencia nos tiene arropado y el destacamento lo convirtieron en celdas para mujeres. Las calles están inservibles; estamos abandonados”, indicó Rodríguez.

Deporte

El entrenador de la liga deportiva Los Bravos de Villa, Jonathan Gó- mez, explicó a El Tiempo que cuentan con un play, el cual les permite a los jóvenes de la comunidad practicar. Pero asegura que este espacio necesita ser acondicionado, construyéndole una grada y un área de dugout.

Jhonatan Gómez junto a niños de la liga Los Bravos de Villa
Jhonatan Gómez junto a niños de la liga Los Bravos de Villa

También, dijo que hace falta una verja perimetral que impida que algunos ciudadanos utilicen el play como parqueo y lancen desperdicios. Además, solicitó a las autoridades que se le de mantenimiento a la cancha de baloncesto, y que también se les construyan las gradas, ya que este es de los pocos lugares que tienen los jóvenes para practicar deporte y a la vez recrearse.

Esta comunidad nació a raíz del huracán Hortensia, el cual azotó al país el 22 de septiembre del año 1996. Por instrucciones del ex presidente Leonel Fernández fueron reubicadas en esa localidad más de 200 familias que vivían en zonas vulnerables del municipio de Higüey.