8 consejos nutricionales para el verano

Durante el verano, como cambian los requerimientos del organismo, como cambian la ropa y el paisaje que nos rodea, asimismo debemos cambiar nuestra alimentación, ya que el organismo debe hidratarse continuamente y necesita comidas más ligeras.

En esta época del año, la naturaleza nos brinda alimentos estacionales ligeros y refrescantes que cumplen con las exigencias del organismo.

¿Qué debemos incluir?

  1. El agua, alrededor del 60% de nuestro peso corporal es agua. Lo normal es que los alimentos aporten 1 litro diario y la bebida alrededor de 1litro, un poco más en verano.  El agua, ni engorda ni adelgaza, en verano preste atención a los pequeños y mayores, y si practica algún deporte, ¡cuidado!, puede perder hasta 2 litros por hora.
  2. Los antioxidantes, porque el mismo oxígeno indispensable para la vida es, al mismo tiempo una sustancia, potencialmente tóxica que forma radicales libres que aceleran a nivel celular los procesos de envejecimiento; uno de los principales antioxidante es la vitamina C (cítricos, cerezas, fresas, kiwis y hortalizas crudas).
  3. Betacarotenos o provitamina A, ayudan al bronceado desde dentro tomados en los días previos a la exposición solar, a prevenir la vejez prematura de la piel y el cáncer (zanahorias, albaricoques, perejil, espinacas).
  4. Omega-3, para mejorar la salud cardiovascular y tener arterias y venas con buena circulación sanguínea y piel bien lubricada (pescado azul, nueces, aceite de germen de trigo y semillas de lino).
  5. Grasas monoinsaturadas, protectores del corazón y de la piel (aceite de oliva virgen, nueces, aguacate) que con los polifenoles mejoran la función de las membranas celulares de los tejidos.

    Doctora Rosa Mejía
    Doctora Rosa Mejía
  6. Prebióticos y probióticos, los primeros son ciertos tipo de hidratos de carbono como los fructooligosacáridos o Fos que favorecen en el intestino el desarrollo de una flora microbiana favorable y ayudan a prevenir problemas intestinales veraniegos (tomate, cebolla, ajo, espárrago, alcachofa, plátano), y probióticos (yogur, leche fermentadas, kéfir) que favorecen una flora intestinal saludable.
  7. Fibra, la insoluble que ayuda a prevenir trastornos como el estreñimiento e incluso el cáncer de colón (arroz integral, muesli, pan integral, alubias, garbanzos, lentejas, higos secos, ciruelas secas) y la soluble (frutas, verduras y legumbres) que luchan contra el colesterol, diabetes y enfermedades cardiovasculares.
  8. Andar, caminar, hacer ejercicio físico, poco a poco todos los días y la luz ultravioleta del sol sobre la piel produce la forma natural de vitamina D (lucha contra el raquitismo y problemas óseos).

Dra. Rosa Mejía
dra.rosamejiag@hotmail.com

Síganos en Facebook para estar al tanto.