160 palabras / El voto obligatorio

Ramón Zorrilla.

RAMÓN ZORRILLA / [email protected]

En estos últimos días se ha puesto en la palestra pública, a propósito de la ley de partidos políticos, el establecimiento del voto obligatorio. La excusa para hacer esta aviesa propuesta es que con ella se evitaría la compra de cédulas en los procesos electorales.
Aunque sus proponentes podrían tener razón, lo cierto es que, probablemente, el objetivo real no lo sepamos aún. Hace mucho tiempo que el voto está establecido en nuestra constitución como un deber y como un derecho, pero también el votante tiene derecho a la abstención. Este último derecho estaría conculcado en ésta propuesta.
Una consecuencia, casi inmediata, sería que al entrar en contradicción con la Constitución, habría que hacer una nueva reforma para evitar que la nueva ley de partidos sea declarada inconstitucional. Además, al ser obligatorio, habría que establecer sanciones al que se abstenga. Eso me recuerda a Bacongo, en el Show de Luisito y Anthony, porque, esa propuesta “tiene “cocorícamo.